Formación en Vilalba para los mecánicos del futuro

Xosé María Palacios Muruais
XOSÉ MARÍA PALACIOS VILALBA / LA VOZ

VILALBA

Profesores y alumnos, escuchando las explicaciones de un técnico en la sesión de ayer.
Profesores y alumnos, escuchando las explicaciones de un técnico en la sesión de ayer. PALACIOS

El IES Peña Novo enseña a detectar fallos en  los sistemas de ayuda a la conducción

25 ene 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Pendientes de un software que se puede consultar en un ordenador o en una tableta. La informática ya lleva tiempo metida en los talleres de coches como una parte imprescindible del trabajo de los mecánicos. La progresiva incorporación de sistemas de ayuda a la conducción, implantados primero en vehículos de gama alta y extendidos luego a otros modelos, obliga a los profesores de ciclos de automoción a reciclarse.

Así ocurre, por ejemplo, en un centro de educación de Vilalba, el IES Peña Novo, que tiene uno de esos ciclos en su oferta. Este lunes se inició un programa de formación en el que los profesores se familiarizan con el arreglo de dispositivos de ayuda a la conducción. Esos sistemas no suelen requerir un gran mantenimiento, pero tanto cámaras como alarmas sí pueden acusar los fallos sufridos por el vehículo. «Se, por exemplo, che dan un golpe na defensa, xa hai un problema», advierte Juan Dorado, profesor de la rama de Automoción de ese instituto vilalbés.

El mecanismo que supervisa posibles problemas en los vehículos recibe el nombre de alineador. El vehículo se coloca de una forma similar a como lo hace al pasar la revisión en una inspección, y el alineador, provisto de cámaras, lo analiza. «Os coches de hoxe teñen moita sensorización», apunta Dorado.

Un golpe es capaz de alterar el normal funcionamiento de una cámara colocada en el parabrisas o del dispositivo automático de aparcamiento. Las consecuencias pueden ser graves para el tráfico, ya que está en juego la seguridad de los conductores pero también la de sus acompañantes y la de los peatones. «Formámonos nós para formar aos profesionais do futuro», afirma el profesor. En algunos momentos de la sesión de este lunes, primera de un ciclo que incluye 50 horas lectivas y que durará varias semanas, también estuvieron presentes alumnos.

Para talleres multimarca

Hasta ahora era normal que las distintas casas comerciales tuviesen sus alineadores para la detección de fallos en sus modelos. La probada en estas jornadas de Vilalba ya vale para distintas marcas, y se supone que su generalización en los talleres, en muchos de los cuales se reparan coches de fabricación variada, será próxima. Estos alineadores pueden utilizarse tanto en vehículos híbridos o eléctricos como en aquellos que consumen gasoil o gasolina. El programa se desarrolla en colaboración con la Xunta.

Este sistema de diagnosis está pensado para turismos; pero ya empieza a instalarse también en camiones, como subraya el profesor Juan López.

Profesores y alumnos del IES Peña Novo, con autoridades, junto al coche que funciona con hidrógeno

Así funciona el coche de hidrógeno que acaba de llegar a Vilalba

XOSÉ MARÍA PALACIOS

Un coche eléctrico ya no es una gran novedad en estos tiempos. En Vilalba, sin embargo, sí lo es por la forma de conseguir la electricidad que le permite moverse al vehículo. Un centro docente de la capital chairega, el IES Peña Novo, ha incorporado un coche, marca Toyota, que se alimenta con una pila que recibe hidrógeno y oxígeno. El turismo tiene cuatro años y unos 200.000 kilómetros; el estado de conservación, según explicaciones del instituto, es totalmente satisfactorio.

La pila, de unos 70 centímetros de largo y unos 40 de ancho, está situada en la parte baja del vehículo. Ahí llega el hidrógeno desde dos depósitos, que están colocados en la misma zona que los de combustible (gasoil o gasolina) en otro coche y que están construidos en fibra de carbono. Cada uno tiene capacidad para albergar dos kilos de hidrógeno, a 700 bares de presión.

Seguir leyendo