Hace 55 años, estaban en marcha las grandes obras de la Vilalba actual

Xosé María Palacios Muruais
xosé maría palacios VILALBA / LA VOZ

VILALBA

Vista del IES Basanta Silva, incluido en la Ciudad Cultural, que lleva el nombre de Manuel Fraga
Vista del IES Basanta Silva, incluido en la Ciudad Cultural, que lleva el nombre de Manuel Fraga ALBERTO LÓPEZ

La Ciudad Cultural, el Parador y el nuevo campo de la feria se hallaban en ejecución

31 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Vilalba vivió un bum de la construcción en la primera década de este siglo. Florecieron las grúas como si de un nuevo cultivo urbano se tratase, y el fruto fue la aparición de bloques de pisos. Mediada la década de los sesenta del siglo pasado, en la capital chairega se vivía otro bum, aunque centrado en obras de iniciativa pública. Si el crecimiento del siglo XIX, impulsado por la construcción de carreteras y por el auge de las ferias, hizo de Vilalba una cabecera comercial, el de los años sesenta reforzó su capitalidad comarcal como centro de servicios.

Un instituto laboral, una sección de enseñanza media femenina dependiente de Lugo, un grupo escolar, un bloque de viviendas para profesores y una biblioteca formaban el conjunto denominado Ciudad Cultural, que se levantaba al sur del casco urbano, en la salida hacia la capital de la provincia. En el corazón de la localidad estaba en obras la torre medieval de los Andrade, cuya restauración permitía a Vilalba entrar en el grupo de villas y ciudades de la red estatal de paradores. Era entonces ministro de Información y Turismo el vilalbés Manuel Fraga, y la Ciudad Cultural lleva su nombre.

Hacia el este, junto a la carretera de Meira y casi frente al estadio Roca, estaba listo el nuevo campo de la feria, que sustituiría al creado en la segunda mitad del siglo XIX. El viejo campo de la feria, que en los años sesenta acogía un grupo escolar en la parte alta, pasó a la historia para dejar paso a la actual plaza de la Constitución. El edificio escolar fue demolido, y en ese terreno se levantó la actual casa consistorial, antes ubicada en la Casa da Cultura de hoy.