El padre de Desirée pidió al juzgado una reconstrucción de los hechos

El caso sigue en el juzgado de Vilalba en fase de instrucción

Desirée apareció muerta en su cama el tres de mayo de 2019
Desirée apareció muerta en su cama el tres de mayo de 2019

lugo / la vo

El caso Desirée se vuelve a reactivar. Ayer se celebró una vista en el juzgado de Vilalba que lleva la investigación en la cual participó por videoconferencia desde la prisión la madre, Ana Sandamil, que es la única investigada por la muerte de su hija, Desirée Leal Sandamil. El abogado del padre, José Manuel Ferreiro, solicitó ayer una reconstrucción de los hechos porque el progenitor de la niña aseguró en varias ocasiones que hay partes de la investigación que siguen oscuras y que una reconstrucción de los hechos permitiría descubrir detalles que se pudieron haber pasado por alto. Hay que recordar que la niña apareció muerta en su cama el día tres de mayo de 2019 por la mañana, en su casa de Muimenta, Cospeito. La encontraron los sanitarios de una ambulancia tras una llamada de la abuela; y aunque el cuerpo de la niña todavía no había enfriado, nada se pudo hacer por salvarla. La autopsia consideró probado que la muerte se había producido por asfixia mecánica con una almohada o similar sobre la boca de la niña mientras estaba en cama y quizá un tanto paralizada por efecto de algún producto que le hubiesen proporcionado previamente. Su madre, tras ser ingresada en el Hula por el impacto psicológico, acabó en el módulo de presos durante varios meses, hasta que finalmente la jueza la envió a prisión como única acusada del presunto homicidio de su hija.

Desde entonces el caso sigue en el juzgado de Vilalba en fase de instrucción. Ayer se celebró la comparecencia, en la que estuvieron el abogado del padre y también de la madre encarcelada, así como el de una acusación particular formulada por la asociación Amigos de Galicia.

La madre escuchó las intervenciones de las otras partes desde la cárcel a través del sistema de videoconferencia sin decir nada. Para próximos días se espera la decisión del juzgado, que deberá valorar si acepta que se haga la reconstrucción de los hechos.

Búsqueda de un veneno

Una de las últimas pruebas en entrar en el sumario fue el análisis de uno de los teléfonos móviles de la madre, en el que se vio que algunos días antes de la muerte de su hija, había investigado en Internet sobre la estricnina, un veneno.

La niña de siete años que apareció muerta en su cama de Muimenta, Cospeito, fue asfixiada presuntamente por su madre

Tania Taboada
Lápida de la pequeña
Lápida de la pequeña

Los informes forenses acreditan que Desirée Leal no falleció por envenenamiento o intoxicación, aunque se hallaron cantidades mínimas de antidepresivos en la sangre y en el estómago

Desirée Leal, la niña de siete años que el pasado día tres de mayo apareció muerta en su cama de Muimenta, en Cospeito, falleció a causa de una asfixia por compresión que le pudo ser aplicada probablemente con una almohada por su madre. Aunque en el informe no se especifica el objeto con el que la pequeña fue asfixiada, todo apunta a que fue con una almohada, puesto que en los extremos de esta se hallaron restos de sangre. Así lo desvela una parte del sumario del caso, cuyo secreto ya está levantado, en el que no hay dudas sobre que la autora de la muerte de la pequeña fue su propia madre, Ana Sandamil.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El padre de Desirée pidió al juzgado una reconstrucción de los hechos