¿Cómo puedo hacer la matanza en casa?

La explotación debe estar registrada, y el animal ha de estar aturdido

Las matanzas están muy presentes en muchas comarcas gallegas
Las matanzas están muy presentes en muchas comarcas gallegas

VILALBA

Avanzado el otoño, llega el tiempo de las matanzas caseras, en las que el cerdo es el gran protagonista de los sacrificios. Hacer la matanza en las casas todavía es posible, teniendo en cuenta la normativa, aunque deben seguirse varios preceptos.

Comunicación

Aviso a la Xunta

El que desea realizar una matanza domiciliaria debe comunicar su intención a la Xunta con una cierta antelación —unas 24 o 48 horas—. Ese trámite se dirige a dos consellerías, la de Medio Rural y la de Sanidade, con competencias en el tema: la primera, sobre los animales vivos; la segunda, sobre los animales muertos. Realizar esa comunicación no tiene ningún coste para el solicitante, como precisó ayer Gerardo Criado, veterinario de la Oficia Agraria Comarcal de Vilalba.

Inscripción

La explotación debe estar registrada

La explotación donde se va a realizar la matanza debe estar inscrita en el registro de la Xunta. Ese requisito es necesario con independencia del número de animales que haya o que se vayan a sacrificar.

Muerte

La res debe estar aturdida

Uno de los aspectos novedosos introducidos en los últimos años es la necesidad de que las reses queden aturdidas para el sacrificio, con lo cual se les evitan sufrimientos. En el caso del ganado porcino, un método implantado en los últimos años es el de las pistolas, en las que se usan cartuchos de fogueo, de potencia directamente proporcional al tamaño del animal. También es conveniente practicar el sangrado justo después. Está indicado que el corte se realice hacia el pecho, ya que así se accede con facilidad a los vasos sanguíneos cercanos al corazón.

Consumo

Prohibida la venta

La carne de animales sacrificados en casas debe usarse para consumo propio; está prohibida la distribución.

Detalle

El 2020, un año diferente

Las circunstancias derivadas del coronavirus influyen en las matanzas de este año, ya que las restricciones impuestas en algunos municipios reducen los movimientos y la presencia de vecinos o de familiares en una casa.

Las ferias están amenazadas por la presencia del coronavirus

Lo habitual, hace décadas, era que en una casa se criasen varios cerdos, que se mataban avanzado el otoño. En los últimos tiempos fue abriéndose paso la costumbre de comprar animales ya cebados, que se sacrifican unas semanas después. Con ese perfil surgió, hace más de 30 años, la Feira do Porco da Ceba de Cospeito, que organiza el Concello y que probablemente no se celebre este año. Las restricciones decretadas ayer para Vilalba, de donde proceden criadores y compradores, complican la situación, como reconoció ayer el concejal Álvaro Puente.

La matanza, «mellor cos da casa»

maría Cedrón
Imagen de archivo tomada en el 2018 de una matanza en una casa particular de la comarca del Deza
Imagen de archivo tomada en el 2018 de una matanza en una casa particular de la comarca del Deza

Saúde Pública elabora un protocolo específico para prevenir el coronavirus covid-19 en estas reuniones para preparar el cerdo para autoconsumo

La matanza es una fiesta. Hace años empezaba temprano, cuando en los días fríos de invierno u otoño entraba por la puerta el matachín. Él era el encargado de asestar al animal un corte certero en la garganta para acabar con su vida. El cerdo, que había vivido a cuerpo de rey durante todo el año, se pelaba luego en un banco con agua caliente o un tizón antes de colgarlo patas arriba para retirarle las vísceras.

No era un trabajo liviano. Para llevarlo mejor el matachín y su cuadrilla —compuesta por los dueños del gorrino y los vecinos que venían a ayudar— «mollaban a palleta» con un poco de vino dulce y acallaban el estómago antes de comer metiendo mano a una caja de galletas surtidas que bailaba de aquí para allá entre los aperos. La matanza no era cosa de un día. Después había que despedazar el cerdo, cortar la carne para la zorza, «probar as frebas», catar la zorza y, como no, poner punto y final a la fiesta haciendo chorizos o butelos que luego había que ahumar durante días.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

¿Cómo puedo hacer la matanza en casa?