Hace 35 años, Vilalba tenía ya polígono y se adelantaba a otros municipios

El parque empresarial de Sete Pontes tuvo al principio 110.000 metros cuadrados


vilalba / la voz

La construcción de polígonos fue, en las últimas décadas, una prioridad para los ayuntamientos, que encontraron respaldo de otras administraciones, fundamentalmente la Xunta y la Diputación, para cumplir su aspiración. Pero antes de que la creación de suelo industrial se convirtiese casi en una obsesión, más parecida a una competición entre municipios que a una planificación de necesidades, Vilalba dio un paso que le permitió tomar delantera frente a otros ayuntamientos.

Hace 35 años, en la capital chairega estaba casi listo el polígono industrial, desarrollado por la Sociedade de Xestión Urbanística de Lugo (Xestur). La Diputación y la Sociedad Estatal de Promoción (Sepes) participaban en dicha sociedad, que invirtió en Vilalba 152 millones de pesetas (actualmente, casi 900.000 euros). La iniciativa de esa primera fase se desarrolló en dos etapas: en la primera se prepararon 110.000 metros cuadrados de suelo industrial, y para una segunda quedaron 72.000. La superficie total en la que se actuó era de 250.000 metros cuadrados.

Cuando las autovías aún ni siquiera se imaginaban, el polígono de la capital chairega quedó situado junto a la carretera N-634, principal vía de comunicación del norte de España. Los terrenos fueron comprados por el Concello vilalbés, que invirtió unos 40 millones de pesetas (actualmente serían 240.000 euros). En función de la extensión de las parcelas y de su ubicación dentro del polígono, en el precio de las parcelas había una oscilación, pues el precio del metro cuadrado oscilaba entre 950 y 1.300 pesetas. Trasladadas esas cotizaciones a los tiempos de hoy, el metro cuadrado costaría entre 0,66 y 0,78 euros.

 Un espacio modélico

Cuando los trámites estaban listos y a las obras les quedaban poco para llegar al final, Xestur anunciaba sus planes para otros municipios: Guitiriz y Ourol iban a ser los siguientes polígonos en los que se construirían polígonos, como anunciaba el gerente provincial de la entidad, Jorge Carballeira. También aseguraba entonces que el polígono de Vilalba podía considerarse modélico por la calidad con que se había construido y por la colaboración municipal.

Luego se llevaron a cabo varias ampliaciones. La presencia de pequeños y medianos negocios del municipio se completó con la llegada de empresas de fuera, y variados servicios que más adelante se instalaron en Vilalba, el albergue de peregrinos y el parque de bomberos, se construyeron en esa zona. Su condición de motor económico del municipio no ha hecho sino reforzarse.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Hace 35 años, Vilalba tenía ya polígono y se adelantaba a otros municipios