El colegio de Vilalba que se decora para captar niños

El CEIP Monseivane, de la parroquia de Lanzós, inicia una campaña para aumentar alumnado


VILALBA / LA VOZ

El viernes, clase práctica de pintura. Profesores y alumnos del CEIP Monseivane, situado en la parroquia vilalbesa de Lanzós, cambió este viernes, por unas horas, las aulas por el recinto exterior para darle una colorida capa al muro de cierre. Hasta algunas madres y padres se sumaron a una iniciativa cuyo objetivo era más que estético.

Con algo más de 30 años de funcionamiento, al colegio acuden cada vez menos niños: este curso, por ejemplo, hay 37, tres menos que el pasado, y solo uno ha entrado para iniciar el ciclo de Infantil. Aunque por ahora no hay notificación ni insinuación de un posible cierre, la comunidad educativa cree necesario defender la continuidad del colegio.

La directora, Irene Díaz, asegura que mantener abierto el centro tiene unas consecuencias que van más allá de lo estrictamente educativo. «Se pecha o colexio, a vida avelléntase», dice sobre los efectos de una posible falta de niños. Al colegio acuden alumnos de varias parroquias del municipio e incluso un pequeño grupo, seis, del casco urbano, que usan el transporte escolar. Pero también, al mismo tiempo, hay niños de Lanzós y de otras parroquias escolarizados en la capital chairega.

La responsable del centro, que tiene cinco profesores, subraya que la convivencia diaria resulta fácil y agradable. «Somos unha pequena gran familia», asegura. Por otro lado, recalca que estar en una zona rural puede alejar al colegio del ruido y de la prisa de una población de más tamaño, pero no de la participación en proyectos de colaboración o de excursiones a otros lugares.

Entre los niños que coloreaban el muro había algunos hijos de antiguos alumnos. Mónica Picos, residente en la parroquia de Corvelle y madre de un niño de segundo de Primaria, reconoce su afecto. «Teño 41 anos e teño todos os recordos de vir a esta escola», decía. «Somos unha gran familia, coñecémonos todos», subrayaba. La iniciativa, que contó con el apoyo del Concello y de la Xunta así como de negocios de la zona, continuará con otras medidas que se concretarán más adelante. La firmeza de las intenciones parece tan fuerte como los colores usados: «Que se note que hai un colexio», recalcaba la directora.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El colegio de Vilalba que se decora para captar niños