Pena Grande, un yacimiento que podría ser museo al aire libre

El área arqueológica de Santaballa todavía ofrece a los investigadores aspectos por descubrir


VILALBA / LA VOZ

El que visita el Museo de Prehistoria e Arqueoloxía de Vilalba (Mupav) puede hacerse con claridad una idea de la riqueza patrimonial del municipio y de otras zonas. Entre los lugares que sobresalen por su interés está el área arqueológica de Pena Grande, cuya relación con el Mupav puede considerarse sin duda especial: por un lado, se exponen y se guardan piezas halladas en ese lugar; por otro, en Pena Grande realizó trabajos el médico José Ramil, fundador y primer director del museo.

El terreno donde se sitúa el yacimiento fue cedido por el Ministerio de Hacienda al Concello vilalbés hace meses después de haber estado expuesto a pasar a manos privadas. En noviembre del 2017 se supo que iba a ser vendido en subasta tras haber quedado sin dueño conocido con la conclusión de la concentración parcelaria santaballesa. Hubo protestas del BNG, de En Marea y del PSOE, que llevaron sus críticas al Congreso de los Diputados.

En enero de este año se hizo oficial que el terreno pasaría al Concello, que envió una memoria sobre posibles iniciativas. En Pena Grande no se realizan tareas de investigación desde hace bastantes años, pero a la posibilidad de trabajar de nuevo se le unen las capacidades para ser una especie de museo al aire libre, con explicaciones a los visitantes.

Preparación

Adecuación antes de que haya muchas visitas. Eduardo Ramil, director del Museo de Prehistoria e Arqueoloxía de Vilalba (Mupav), destaca que hay todavía zonas sin excavar y que los trabajos podrían llegar a ofrecer datos sobre los pobladores que ocuparon esa zona. La iniciativa, explica, Ramil, no sería costosa: por un lado, no se realizarían grandes movimientos de tierra; por otro, se podría buscar colaboración de alguna institución académica -una universidad-, con lo que el proceso resultaría más fácil.

Si se realizasen excavaciones en Pena Grande, un yacimiento del final del Paleolítico, se podría esclarecer si estuvo ocupado antes y qué formas de vida se registraron.

CAPACIDADES

Una explicación sobre el terreno sin gran coste. Pena Grande fue incluida en alguna excursión promovida por el Mupav, y por la zona, además, discurre, una ruta de senderismo. La divulgación puede ser mayor después de que haya pasado a titularidad municipal. Ramil sostiene que se puede aprovechar esa situación para afrontar algún proyecto expositivo y divulgativo sobre el terreno o en algún edificio próximo. La colocación de paneles sería la forma en que se afrontaría, sin representar un gran coste.

PROTAGONISMO

Una pieza protagoniza la exposición temporal. Un buril hallado en Pena Grande protagoniza actualmente la exposición temporal del Mupav, aunque el número de piezas que se almacenan en dependencias de la institución tras haberse hallado en el yacimiento es muy amplio. Lo que interesa es que una pieza sirva al visitante que la observa para comprender aspectos de una época. El director del museo descarta la idea de mostrar muchas piezas como idea que aumente el conocimiento del visitante. «El concepto del museo no es mostrar por mostrar, es explicar», subraya Ramil. La abundancia de piezas exhibidas puede acabar distorsionando una visita, opina.

PROTECCIÓN

Una función en la que el Concello puede intervenir. Para un yacimiento puede tramitarse una declaración de Bien de Interés Cultural (BIC). Ramil, no obstante, recalca que el Concello, con la tramitación del plan de urbanismo (PXOM) aún sin acabar, puede recoger formas de protección que lógicamente intentaría respetar siendo un terreno de su propiedad

El área arqueológica de Pena Grande pasará al Concello de Vilalba

Xosé María Palacios

El Ministerio de Hacienda ha mandado una propuesta al Ayuntamiento

El área arqueológica de Pena Grande pasará a ser de titularidad municipal. El Concello de Vilalba ha recibido del Ministerio de Hacienda una propuesta de acuerdo en la que se recoge que el terreno, de unos 7.000 metros cuadrados, deberá ser usado para fines culturales y que la iniciativa deberá revisarse cada tres años.

La medida, una vez ejecutada, supone el final del proceso iniciado en el otoño del 2017. Entonces se desveló que el terreno iba a ser vendido en subasta tras haber quedado en situación de propietario desconocido con la realización de la concentración parcerlaria de la parroquia santaballesa, llevada a cabo en la pasada década. De inmediato se sucedieron las voces de partidos (el BNG, En Marea y el PSOE) que criticaban esa situación y demandaban que la parcela se dedicase a usos culturales y patrimoniales.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Pena Grande, un yacimiento que podría ser museo al aire libre