Vilalba toma medidas para proteger la tipología de las Casas Baratas

Las construcciones podrán arreglarse sin que se altere la superficie de los edificios


VILALBA / LA VOZ

El Concello de Vilalba ha tomado medidas para conservar la tipología de las Casas Baratas, un conjunto de inmuebles que fueron construidos en los años cincuenta del siglo pasado como viviendas de protección oficial. La medida, que supone el final de un proceso de más de un año, consiste en una modificación parcial de las normas urbanísticas por la cual las construcciones, que tienen bajo y una planta, podrán arreglarse sin que se altere la superficie. La modificación se aprobará en el pleno fijado para el próximo miércoles.

El punto de partida de este proceso arranca de años pasados. En parte de los edificios se realizaron obras en las que se utilizó terreno de la parte trasera para construir, por ejemplo, una habitación. Con el paso del tiempo, en cambio, la postura municipal fue cambiando y se decidió no conceder autorizaciones para ese tipo de obras, considerándose que no había ningún apartado de las normas en las que se recogiese tal posibilidad.

Con ese planteamiento se creó una situación que dividía a los residentes en las varias decenas de casas de la zona: parte de ellos lograron en su momento permiso para ejecutar obras, y otros no la consiguieron y estaban a la espera desde hace casi dos años. Así las cosas, se acordó una solución consistente en conceder las solicitudes respetando las características generales de los edificios. Entre las cuestiones que se prevén figura, por ejemplo, que no se altere la línea de los tejados.

Protección

Las condiciones introducidas no solo se centrarán en aspectos que deberán tenerse en cuenta al realizar obras. El alcalde, Agustín Baamonde, aseguró ayer que la medida, de hecho, incluía cuestiones que protegían la zona. Las Casas Baratas no forman parte del espacio incluido en el Área de Rehabilitación Integral (ARI) de Vilalba, por lo que los residentes no pueden acceder a ayudas que sí tienen quienes viven, por ejemplo, en la zona vieja. Sin embargo, personas que tienen su domicilio en esos edificios pasaron en algún momento por la oficina de rehabilitación para interesarse por ese tipo de subvenciones.

La modificación que se introduce equivale, según el punto de vista del gobierno local, a dejar plasmadas una serie de condiciones que garantizarán una correcta conservación de los edificios, cuya situación, como admitió ayer el regidor, puede definirse desde dos puntos de vista: por un lado, las casas han sufrido algunas alteraciones en su aspecto, fácilmente visibles en el exterior; por otro, las construcciones siguen en pie, aunque el entorno sí ha experimentado notables transformaciones en las últimas décadas.

También zona de servicios

En la zona no solo se construyeron varias decenas de viviendas sino que incluso, en la década de los noventa, se levantó la primera guardería. El Concello solicitó al Gobierno la reversión de una parte del terreno que no había llegado a usarse con fines residenciales. La guardería quedó vacía hace años al construirse otra, pero tuvo que ser aprovechada de nuevo por el Concello con esa función porque en la nueva, incluida en la red autonómica A Galiña Azul, había también lista de espera.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Vilalba toma medidas para proteger la tipología de las Casas Baratas