Estudiantes de Vilalba idean una empresa para potenciar su formación

Alumnos de atención a dependientes del IES Peña Novo hacen prácticas en la villa


vilalba / la voz

Una empresa simulada cuyo funcionamiento es real. Por paradógico que parezca, se trata de una experiencia que está en marcha en un centro docente de Vilalba, el IES Peña Novo, en donde los alumnos del primer curso del ciclo medio de atención a personas dependientes han puesto en marcha un proyecto que les permite potenciar su formación realizando prácticas fuera de las aulas.

La iniciativa tiene incluso nombre: se llama Rede Activa Vilalba, y fue incluida por la Xunta entre las iniciativas seleccionadas este año en el programa Eduemprende. El plan de trabajo se divide en cuatro áreas, dedicadas respectivamente a actividades en grupo, de ocio, de mejora de hábitos relacionados con la salud y de estimulación cognitiva.

Las tareas ya están en marcha en dos de ellas, y los destinatarios -clientes simulados pero personas reales, que intervienen en las actividades- son usuarios del centro ocupacional con sede en Vilalba. Las actividades en grupo, iniciadas en enero, ya incluyeron un recorrido por los puestos en un día de mercado, mientras que las de ocio se centrarán, durante este mes, en la preparación de una fiesta de carnaval.

Paula Martínez, profesora del IES Peña Novo, reconoce que es poco frecuente ver iniciativas de este tipo. Los alumnos que eligen este ciclo suelen tener como punto de partida, explica la docente, que su salida profesional será un trabajo en un centro asistencial público o privado; sin embargo, agrega, la puesta en marcha de un proyecto empresarial también puede ser una alternativa una vez acabados los estudios. Leticia López, profesora, apunta que es una buena oportunidad para que los alumnos reflexionen sobre las salidas que pueden conseguir.

Aunque hay cuatro posibles áreas de actuación, el trabajo no se reparte en grupos sino que todos los alumnos intervienen en las actividades, que se llevan a cabo como prácticas. Paula Martínez comenta que en segundo curso hay una materia, Empresa e iniciativa emprendedora, en la que se exponen pautas para llegar a desarrollar iniciativas propias. Por ahora reciben una formación que si no entra en esos detalles, sí ayuda a tener claro que el usuario es el centro de la actividad: «Adáptanse ao outro», explica el profesor Rubén Asorey.

Diferentes situaciones personales que enriquecen el proyecto

Tener un asistente personal es una posibilidad para personas dependientes que estudian o trabajan y que de ese modo reciben ayuda para su autonomía personal. Así lo explica la profesora Leticia López, que subraya que se trata de otra alternativa laboral para los alumnos, no precisamente la más conocida, cuando terminen esta etapa de formación en el centro.

Rubén Asorey admite que las cuestiones relacionadas con la iniciativa empresarial asustan un poco a los alumnos. Lo que sí resulta fructífero, como destacan los tres docentes es que la distinta edad de los alumnos y la diferente situación -algunos están trabajando, algunos son cuidadores de personas dependientes en su ámbito familiar...- generan un ambiente del que todos sacan provecho.

Adaptarse

En lo que también están de acuerdo los profesores es en que la iniciativa permite a los alumnos familiarizarse con un concepto que resultará central en su futura actividad laboral. «Tes que coñecer á persoa, adaptarte ao outro», dice Rubén Asorey, que reconoce, como sus dos compañeras, que la respuesta de los alumnos en este plan está siendo positiva.

Los trámites para la puesta en marcha del proyecto empezaron en noviembre. La iniciativa fue aceptada por la Xunta, que se encarga de aportar los fondos necesarios para su ejecución. Las sesiones continuarán en los próximos meses, hasta el final de este curso.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
0 votos
Comentarios

Estudiantes de Vilalba idean una empresa para potenciar su formación