¿Cuánta agua necesitará Vilalba?

El Concello tramita un aumento del caudal de suministro por el consumo de empresas actuales y otras


VILALBA / LA VOZ

El consumo de agua del casco urbano de Vilalba y de los alrededores se sitúa entre los dos millones y los dos millones y medio de litros al día. No es la única cifra, puesto que también hay que tener en cuenta el de empresas situadas en el polígono: alguna de ellas llega alguna vez al millón de litros diario.

El incremento del consumo se explica más por las necesidades de empresas que por el aumento de la población: según datos del Instituto Galego de Estatística (IGE) correspondientes al año pasado, el municipio vilalbés tiene 14.354 habitantes, de los que menos de la mitad residen en el casco urbano.

 ¿Hay temor a problemas de abastecimiento a corto plazo?

No. Sin embargo, el Concello está tramitando un aumento del caudal en el embalse de Pardasalbas (San Simón da Costa) y en la captación de As Cañotas (Lanzós), las dos fuentes de abastecimiento: ahora es de 30 litros por segundo, y se pretende que alcance los 52. La tramitación se lleva a cabo ante la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil.

 ¿Hay alguna razón que justifique esa solicitud del Concello?

El previsible aumento del consumo está relacionado con la ampliación del polígono de Sete Pontes, en cuya tramitación está dando el Concello los primeros pasos de la tramitación. La posible llegada de empresas, sobre todo si están relacionadas con el sector agroalimentario, puede implicar una necesidad de unas mayores reservas, según el punto de vista del Concello.

 ¿Esa igual la aportación del embalse que la de la captación por bombeo?

No. Suele depender de la época del año. El embalse de Pardasalbas, por lo general, alcanza los mayores niveles en invierno, al tener más agua los arroyos cuyo caudal le garantiza las reservas. A medida que desciende el nivel, se utiliza agua que se bombea de la estación de As Cañotas a los depósitos de O Picouto (Lanzós), adonde llega también el agua procedente del embalse. La ventaja de utilizar en la red pública agua procedente del embalse es un menor coste económico para el Concello, ya que no se necesita bombeo, La red que abastece al casco urbano sale de los depósitos de O Picouto y tiene una longitud de unos cinco kilómetros.

 ¿Puede pensarse en ampliar el embalse o en construir otro?

Si se considera que de la zona de Pardasalbas puede llegar más agua a la red general, al Concello le parece más lógico pensar, a corto o a medio plazo, en la construcción de otro embalse, situado a una cuota un poco más baja que la del actual. Construirlo a un nivel más bajo supondría contar con más reservas, procedentes también de arroyos de la zona.

 ¿Hay alguna alternativa para ampliar las reservas de abastecimiento?

Desde un punto de vista estrictamente técnico, puede pensarse que sí. Una alternativa podría ser el bombeo desde la zona de Os Novos, en las afueras de la localidad, y consistiría en aprovechar el agua del río Ladra, que suma los caudales del Trimaz y del Magdalena, unidos en ese lugar. La medida implicaría también la construcción de un depósito en la parte más alta del casco urbano para bombear el agua. Ese depósito, desde el que se distribuiría por la red, resultaría imprescindible, ya que bombear el agua directamente a diferentes puntos de la localidad supondría un coste muy difícil de asumir para las arcas municipales.

 ¿Hay ahora problemas de abastecimiento en el casco urbano?

No. Los problemas que se registraron en años pasados tenían su origen en fallos de la red, que acumulaba décadas de antigüedad y presentaba deficiencias. Por ese motivo solían aparecer roturas, que implicaban fallos de abastecimiento en la parte más alta del casco urbano, tramo inicial de la avenida da Terra Chá y calles cercanas. La situación ha mejorado con la instalación de una nueva conducción desde los depósitos, que también se impermeabilizaron.

Una de las principales obras de los últimos años

La renovación de la conducción de agua fue una de las principales obras acometidas en Vilalba en los últimos años. La Xunta se la adjudicó a la empresa Proyecon Galicia con un presupuesto de unos 600.000 euros. Los trabajos supusieron la eliminación de las tuberías de fibrocemento, que por los años que llevaban instaladas tenían roturas, lo que suponía la pérdida de agua además de los cortes en el suministro del casco urbano.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

¿Cuánta agua necesitará Vilalba?