Miedo al lobo en Vilalba

Vecinos de la parroquia de Corvelle apenas salen de casa por temor a ser atacados por los animales

Los lobos atemorizan Vilalba «Eu pensaba que mos roubaban», explica uno de los ganaderos afectados

LUGO / LA VOZ

Los cerca de cien vecinos de la parroquia de Corvelle, perteneciente al municipio lucense de Vilalba, han llegado al límite. En octubre del año pasado saltaron las alarmas cuando fueron conscientes de que el lobo andaba por la zona. Hace unos meses, cuando los cánidos empezaron a devorar sus reses, llegaron los disgustos. Pero ahora la situación ya es de total pánico.

¿El motivo? La presencia de los lobos a la zona es constante y su aproximación a plena luz del día a las inmediaciones de las viviendas es ya habitual. «Temos medo de saír da casa pola presenza dos lobos. Xa non só ir camiñar é perigoso porque te podes atopar con el, senón que ata corres perigo se andas polos arredores da casa. Calquera día atácannos a nós, e como non se tomen medidas non poderemos saír pola porta para fóra. Agora andan de día e achéganse ás casas», relata José Grandío, un vecino de la zona afectado por los ataques de lobos a sus reses.

«Calquera día atácannos a nós, e se non toman medidas non poderemos saír pola porta»

«Fai uns días unha veciña estaba balanceando a neta nun columpio que teñen na eira da casa e viu como o lobo atacaba a unha ovella e a levaba na boca. Pasou moito medo», relata Antonio, residente en la zona y conocedor directo de este caso.

Numerosos ataques

En esta parroquia, situada a unos 60 kilómetros de la capital lucense, a 15 de Vilalba y a 10 de Abadín, hay unas cincuenta explotaciones ganaderas. Pocas se han librado de un ataque del lobo. Uno de los ganaderos más afectados es Gaudencio Pérez. Tiene una finca en las inmediaciones de varias viviendas donde pastan más de setenta cabezas de rubia gallega. Hace unos seis meses los cánidos devoraron nueve reses.

«En principio pensei que me roubaban os xatos. As vacas parían, pero nin rastro das crías. Ata que nunha ocasión apareceu unha becerra toda comida. Foi aí cando me din conta de que era o lobo», explica, indignado, este ganadero.

Felicitas Ramil es otra vecina de la zona afectada por los ataques del lobo. «Fai máis dun mes atacou a unha poldra nova que tiña catro días de vida. Cando fun á finca a ver o gando, vina toda adentada no pescozo e nun lacón. Chamei o veterinario e tivémola menciñando oito días. Ao final recuperouse das lesións, pero gastei uns 80 euros», indicó esta mujer. «Os lobos andan todo por aquí e os veciños temos medo porque hai máis ca un. Hai xente que non sae da casa por medo», relata esta misma mujer.

Devoró a las reses

Otros afectados son los hermanos Grandío. José y Paco fueron testigos de cómo el lobo les devoró sus reses. Al primero le mató cinco, y al segundo, tres, entre ellas un equino. «Cáeche a moral ao chegar á túa finca e ver os animais mortos ou agonizando polos ataques do lobo. Agora xa vas á finca temeroso do que te poidas atopar», relatan estos hermanos.

Hace unos días, un matrimonio de la zona se despertó con los ladridos del perro. Se acercaron a la ventana y no vieron nada raro. Pero por la mañana, cuando se levantaron, vieron que el lobo se encontraba acostado en el campo. Le gritaron y se marchó, cuentan.

Los vecinos de esta parroquia, están hartos del pasotismo de las Administraciones públicas e iniciaron una campaña de recogida de firmas para pedir batidas. Ya llevan más de 300.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
29 votos
Comentarios

Miedo al lobo en Vilalba