Entre jardines y selvas en Vilalba

Fincas con cierre son la cara positiva de una localidad en la que otras acumulan abundante maleza en céntricas calles


VILALBa / LA VOZ

Una de cal y una de arena; más bie, en este caso, una de cuidado y otra de abandono. En el casco urbano de Vilalba hay dos caras en cuanto a cuidado de solares, pues mientras unas parcelas aparecen más o menos cuidadas, con cierres que las separan de la vía púiblica, otras crecen sin control ni cuidado, con una maleza a la que no se le pone freno.

La cara favorable puede verse, por ejemplo, en zonas como la calle de Abadín o la rúa da Revolta, en donde hay solares con vallas y con muros: se trata de una zona en la que aún quedan bastantes terrenos sin edificar y que suele ser usada como zona de paseo, sin que la maleza sea un inconveniente.

La cara negativa puede verse, por ejemplo, entre Plácido Peña y Pepe Apenela. La primera es una de las principales calles de entrada y de salida a Vilalba, con edificios y negocios. Algunos solares, sin embargo, están totalmente descuidados, y la maleza no parece frenarse. En algún caso, las parcelas, al margen de la división de la propiedad, ofrecen un aspecto descuidado que va de una a otra calle. Además la situación genera quejas de algunos vecinos, que aseguran que de algunos solares sin cuidar salen ratas.

El PSOE solicitó en el último pleno que el Concello crease un registro de solares para poder dirigirse a los dueños de fincas en mal estado y solicitarles que realizasen labores de cuidado y de mantenimiento. El grupo de gobierno rechazó esa pretensión, y el alcalde, Agustín Baamonde, aseguró que ese punto de vista obligaría al Concello a disponer de una plantilla muy superior a la actual para poder estar pendiente de los propietarios y de los escritos que se les enviarían.

El área municipal de urbanismo es precisamente una de las que va a ver ampliada el número de personas, pues se prevé la próxima realización de pruebas de selección. Mientras tanto, el cuidado de las parcelas parece posible al margen de los debates que protagonicen la oposición y el gobierno en los plenos sobre la necesidad de nuevas medidas. Hace dos años, el Concello mandó cartas a dueños de solares, dividiéndolos en suelo urbano y urbanizable porque las obligaciones eran distintas de unos a otros, con el aviso de que se podrían imponer sanciones si no se tomaban medidas. Algunos de los cierres instalados en calles como Abadín o la rúa da Revolta proceden de esa época.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Entre jardines y selvas en Vilalba