Una veintena de municipios concentran la producción vacuna y porcina gallega

Vilalba, Friol y A Fonsagrada son los que más animales aportan al negocio cárnico

.

redacción / la vozredacción / la voz

Galicia cuenta con más de 45.000 granjas de producción de carne vacuna o porcina, las dos variedades con mayor peso dentro de la comunidad. Es cierto que esta cifra engloba tanto explotaciones industriales como otras de complemento económico a terceras o, incluso, ganaderías familiares donde la cría de animales se enfoca al autoconsumo. Sea como fuere, la comunidad se encuentra, tras Cataluña y Castilla y León, como la principal productora cárnica del Estado, con 104 millones de cabezas sacrificadas el año pasado y más de 400 millones de kilos de carne colocados en el mercado.

Si bien la Consellería do Medio Rural tiene registradas granjas en casi todos los ayuntamientos gallegos, solo una veintena destacan sobre el resto respecto al peso específico de su sector productor. En este sentido, mientras la provincia de Pontevedra destaca por la producción de carne de porcino, la de Lugo hace lo propio por la de vacuno. Tanto es así que, de los 25 municipios gallegos que cuentan con un mayor número de vacas de aptitud cárnica, 20 son lucenses. Encabeza la relación el ayuntamiento de Vilalba, con un total de 6.135 vacas de carne, seguido de Friol y A Fonsagrada, con un censo de 5.773 y 5.992 animales, respectivamente. 

Carne de cerdo

Más sencillo resulta ubicar en el mapa la capital gallega del porcino: la comarca pontevedresa del Deza. Puntera también en la producción de leche, engloba cinco de los seis municipios que cuentan con más de 40.000 cabezas entre hembras reproductoras y animales de cebo. Rodeiro, con 75.500 animales, Silleda, con 64.000, y Lalín, con casi 61.000 ejemplares, son los territorios con mayor cabaña porcina de Galicia.

El sector porcino gallego cuenta con algo más de 22.000 explotaciones, un tercio de las que se registran en el conjunto del Estado, pese a lo cual apenas consiguen poner en el mercado un 2 % de la producción nacional o, lo que es lo mismo, sobre 90.000 toneladas en el 2017, lejos de los 1,7 millones de toneladas que salen de Cataluña, líder nacional.

De los datos del Ministerio de Agricultura se extrae que Galicia aumentó la producción de esta carne casi en un 7 % hasta sobrepasar la cifra del millón de cabezas sacrificadas, 1.011.788 concretamente. Las estadísticas estatales cifran el censo porcino gallego en algo más de 940.000 ejemplares y sitúan a la comunidad como la que posee un mayor número de granjas, en su mayoría explotaciones familiares de escasa dimensión y que pasan por ser el complemento de otra actividad económica.

Esa atomización del sector es una constante que se repite con las granjas de vacuno, si bien el volumen anual de su producción resulta más significativo que el del porcino en el conjunto del Estado. Según los datos de la encuesta sobre la capacidad de sacrificios del ministerio, Galicia contabilizó el año pasado más de 391.047 reses vacunas, con 94 millones de kilos de carne en el mercado. La comunidad es, tras Cataluña y Castilla y León, el principal productor nacional de despieces de vacuno.

La producción láctea es la actividad agroganadera más extendida por la autonomía. Si bien en dos de cada tres municipios existen explotaciones lecheras, las diferencias en cuanto a número de animales, volumen de producción o dimensionamiento de las granjas varían entre unas zonas y otras. De hecho, mientras existen ayuntamientos con apenas una veintena de explotaciones, en otros la ganadería de leche pasa por ser su principal motor económico. Es el caso de aquellos que integran la media docena de comarcas que ostentan un mayor peso dentro del lácteo gallego y que producen más de un millón y medio de toneladas de leche anuales, lo que representa más de la mitad de la materia prima que sale de la comunidad. 

Terra Chá a la cabeza

En este sentido, la comarca lucense de Terra Chá, con más de 1.100 granjas y una producción anual que ronda los 350 millones de kilos de leche, encabeza la lista de Galicia. De hecho, tres de los municipios que la integran, A Pastoriza (87,1 millones de kilos), Castro de Rei (71,4 millones) y Cospeito (54,3 millones), se sitúan entre los diez primeros gallegos tanto por número de explotaciones como por volumen de leche entregada a la industria.

Le siguen la comarca de Ordes (Arzúa, Frades, Mesía, Tordoia, entre otros), de donde salieron el pasado año más de 250 millones de kilos de leche, y la zona pontevedresa del Deza (Lalín, Silleda, Rodeiro o Vila de Cruces), que aglutina millar y medio de granjas y un montante de kilos producidos ligeramente superior a los 230 millones. Completan la relación las comarcas de Lugo, Chantada y Xallas, esta última formada por Santa Comba y Mazaricos, los dos más productores de la provincia de A Coruña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Una veintena de municipios concentran la producción vacuna y porcina gallega