La residencia de Sarria se queda sin médico pero se pone las pilas en los protocolos

Uxía Carrera Fernández
UXÍA CARRERA LUGO / LA VOZ

SARRIA

ALBERTO LÓPEZ

El edil Benjamín Escontrela no puedo solucionar muchos de los fallos que detectó una inspección demoledora de la Xunta

02 dic 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El informe de inspección de la Consellería de Política Social que detectó una larga lista de fallos de gestión y materiales en la residencia de Sarria hizo que se arreglasen de urgencia algunos de los problemas del centro. El concejal responsable, Benjamín Escontrela, explicó este jueves en la junta rectora lo que se había podido subsanar. Tan solo algunos aspectos consiguieron mejorarse mientras otros empeoran, como la falta de personal sanitario. Hace unos 15 días que el geriátrico se quedó sin médico. 

La Xunta dio diez días al organismo gestor de la residencia de Sarria para arreglar todos sus problemas. Escontrela defendía que unos eran estructurales, arrastrados de hace años, y otros «imposibles de arreglar» en ese tiempo. La inspección constató desde la falta de profesionales, a instalaciones rotas, con cables al aire o goteras, y hasta una ausencia de ciertos protocolos, como el de sujeciones, inventario o el Plan de Atención Individualizada. 

OCUPACIÓN

Uno de los fallos solucionados es el número de usuarios. Política Social constató que había una persona más de las permitidas, pero Escontrela en su contestación aclaró que ya hay una plaza disponible, por lo que se cumple la ocupación. Se comprometió además a tener actualizada esta información en tiempo y forma, no como hasta ahora. 

Otra de la documentación que faltaba era la propia licencia de la residencia. El edil adjuntó el informe del secretario en el que explica que no es necesaria, puesto que la actividad se está realizando en un edificio municipal. Procederán a poner en un lugar visible este documento.

INSTALACIONES

El informe de la Xunta registró baños averiados, techos rotos, habitaciones con grandes humedades o cortinas, puertas y sillas en mal estado. Escontrela recordó a la Consellería que se está licitando el arreglo de la cubierta, lo que subsanará las humedades. Sin embargo, alega que por el encarecimiento y la escasez de los materiales la licitación quedó desierta. «Hai que axustar prezos e volver a licitar».

Lo que sí se hará es sustituir las cortinas por unas nuevas y se retirará el mobiliario roto. «Unha vez rematada a situación do covid se procederá ao arreglo das portas».

PERSONAL

A la residencia de Sarria le falta, por ley, un director, un enfermero 24 horas y el personal de estimulación cognitiva. Escontrela sigue denominándose como responsable de la gestión y dirección de la residencia, explica que oferto el puesto de enfermería 24 horas pero que no hay candidatos disponibles y que el personal de estimulación cognitiva «estase a poner ó día nas súas funcións»

Pero a todas estas plazas se unió en las últimas semanas una más. Hace unos 15 días que el único médico del centro se fue. «Hay una doctora interesada pero depende de las condiciones que podamos darle», explicó Escontrela. Aunque los usuarios tienen médico de cabecera, la falta de un sanitario en el propio centro es lo que más preocupa a las familias. 

FUNCIONAMIENTO

 El centro de Sarria trabajaba con una ausencia total de parte de los protocolos más importantes, como constató la inspectora. Uno de ellos es el Plan de Atención Individualizada, que es como el documento de indentidad de lo que le pasa a cada usuario y su tratamiento. Escontrela alegó que actualmente están buscando formación y un modelo para instaurarlo. También se pondrá en marcha el inventariado de los mayores.

Respecto a la falta de protocolo denunciada por la Xunta del parte de caídas, de úlceras y de medidas de sujeción, la respuesta fue que estaban siguiendo las instrucciones de anteriores inspectores.

Las trabajadoras aún no pueden cobrar

Una gran parte de las faltas que detectó la Consellería no se solventaron. Aquellas denominadas por el Concello como estructurales, como el personal o las instalaciones. Lo que se cambió fue la gestión de los protocolos. Para el BNG, que también estuvo en la junta porque todos los partidos forman parte de ella, Escontrela ofreció «pocas explicaciones». Sin embargo, el PSOE depositó «plena confianza no presidente da residencia».

Además del informe de inspección, la corporación sarriana también celebró un pleno extraordinario para un levantamiento de reparo que permita transferir del dinero del Concello a la residencia y así pagar a las trabajadoras. El centro se quedó sin el crédito de las nóminas y ya no tiene dinero para pagar los sueldos de noviembre y diciembre. El de este jueves fue otro paso burocrático para poder trasladar la cuantía de 200.000 euros, por lo que las más de 50 trabajadoras todavía no pudieron cobrar y puede que no lo hagan en los próximos días. 

La residencia de Sarria es de titularidad municipal

La residencia de mayores de Sarria: medicación errónea, baños averiados, techos rotos o sujeciones sin protocolo

UXÍA CARRERA

La Consellería de Política Social e Xuventude realizó el día 14 de noviembre una inspección de servicios sociales en la residencia de Sarria que releva una gestión con numerosas irregularidades. Desde medicación mal administrada, a habitaciones con techos rotos y cayéndose o falta de registros en asuntos como las caídas de los usuarios o las sujeciones. La inspectora dio diez días a los responsables de la residencia para enmendar los fallos. El plazo acaba este jueves.

INSTALACIONES

Baños averiados y techos rotos. La Consellería recoge que el estado de las instalaciones y el mobiliario no es adecuado, como ya constató en inspecciones desde el 2015. Registró baños con lámparas rotas, techos rotos así como uno con un agujero en el que emplean un cacharro de plástico para recoger el agua. Varios de los baños tienen un cartel de «servicio averiado». Además, ninguno de las habitaciones tiene timbre de llamada a las zonas comunes.

Seguir leyendo