Un argentino asentado en Sarria: «Es un gran sitio para ser músico»

Uxía Carrera Fernández
UXÍA CARRERA SARRIA / LA VOZ

SARRIA

Carlos Castro

Gonzalo López dejó Buenos Aires atrás para lanzar su carrera musical desde la localidad lucense

18 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Gonzalo López nació en Buenos Aires y desde hace un año y medio decidió asentarse en Sarria. Que su apellido coincida con el más común entre los oriundos de la comarca sarriana no es una casualidad. Los bisabuelos del joven argentino eran gallegos y su apellido era otro. «Emigraron a Argentina y cuando su barco llegó al puerto, por ser españoles, le pusieron López», cuenta Gonzalo. Por estas raíces, el argentino se trasladó a Sarria y es en este concello lucense donde se propuso lanzar su carrera musical: «Aquí hay un gran germen cultural. Es un buen sitio para hacer música».

No es la primera vez que Gonzalo López está en tierras lucenses. Cuando era pequeño, a principio de los 90, sus padres pasaron unos años en Sarria motivados por la historia de sus antepasados. Desde entonces, no fue hasta el 2020 cuando volvió y esta vez para quedarse. «Vine por cuestiones familiares, estalló la pandemia, era imposible regresar a Buenos Aires y me di cuenta de que Sarria era un buen sitio para continuar mis proyectos», relata.

Como cuna musical que es, en Sarria abundan los técnicos de sonido y uno de ellos es ahora Gonzalo. «Trabajo con una banda local y este verano no paramos», cuenta. Es un empleo que le complace porque le permite conocer Galicia, ya que actúa en diferentes puntos de la comunidad. Ahora que ha pasado el verano y las actuaciones comenzarán a disminuir, el argentino quiere centrarse en trayectoria como músico. Actúa bajo el nombre de «El chico López», recordando a cómo se llamaría un artista de boleros, aunque su estilo sea mucho más experimental. López está ligado a la música desde siempre, toca el bajo y se maneja con el sintetizador pero, como músico, se dio cuenta de que «componer es fundamental para dar su imagen». Así que dejó de tocar en bandas para experimentar con sus escrituras.