La edificabilidad de la fortaleza de Sarria, en peligro por el Camino de Santiago

Uxía Carrera Fernández
UXÍA CARRERA SARRIA / LA VOZ

SARRIA

Vista de dron de la finca de la Fortaleza donde se encuentra la Torre de los Batallón
Vista de dron de la finca de la Fortaleza donde se encuentra la Torre de los Batallón DRONTEC IBERICA

El criterio de Patrimonio puede anular la calificación aprobada por el Concello, como sucedió en una reciente sentencia, lo que cambiaría totalmente su uso

13 ago 2021 . Actualizado a las 13:26 h.

El Camino de Santiago condiciona la totalidad de la villa de Sarria a la hora de realizar alguna obra, ya que es un área protegida. Pero, además, influye en gran medida que el Concello no haya actualizado su plan urbanístico, que es del año 1986 con algunas modificaciones posteriores, a la Lei Cultural de Patrimonio, cuya última versión es del 2016. Esto provoca que se inicien construcciones que para el Concello son válidas, pero para Patrimonio no, que es quien tiene la última palabra. Un ejemplo es la sentencia publicada por el TSXG la semana pasada que prohibía la construcción de unas viviendas en la rúa do Bosque, a pesar de que el Ayuntamiento calificara el solar como urbanizable. Este dictamen es una muestra de cómo afectaría la última ley patrimonial a Sarria, señalando así directamente a la controvertida Fortaleza de la localidad, ya que también está calificada como urbanizable, pero la cercanía al Camino que alega Patrimonio podría prohibir cualquier construcción.

La sentencia del TSXG impide la construcción de unas viviendas en la rúa do Bosque por encontrarse en el territorio del Camino de Santiago y también del espacio protegido del Convento de la Merced, bien que está catalogado. Además, el proyecto suponía, según el TSXG, un impacto visual para la «esencial configuración del bien y del territorio histórico del Camino Francés».

¿Cómo afectaría a la Fortaleza?

La Fortaleza de Sarria continúa en manos privadas, las de la familia Pérez-Batallón. En el 2017, los dueños declararon la intención de hacer un hotel en la finca tras descubrir que, según el Plan Urbanístico de Sarria de 1986, se trataba de un terreno urbano.