El nuevo hotel de la calle Calvo Sotelo de Sarria, a la espera de una «licencia legal»

El Concello dio permiso básico de obra sin consulta previa a la Hidrográfica

La apertura del hotel estaba prevista para marzo, para cubrir la temporada de peregrinos
La apertura del hotel estaba prevista para marzo, para cubrir la temporada de peregrinos

SARRIA / LA VOZ

En el solar del viejo cuartel de la Guardia Civil de Sarria, en la calle Calvo Sotelo, estaba prevista la construcción de un hotel para empezar a funcionar en marzo o abril. Las obras aun no se han podido iniciar porque el Concello dio licencia a los promotores sin consulta previa a la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil, que actualmente niega la autorización.

El Concello de Sarria otorgó la licencia de demolición del anterior edificio hace unos meses, con un decreto del alcalde, y también el permiso básico de obras para la ejecución del hotel, que fue aprobado en septiembre del 2020, en una junta de gobierno. Ambas licencias fueron dadas sin tener visto bueno de la Hidrográfica, uno de los organismos que tiene que emitir su visto bueno cuando se está al lado de un cauce —o dentro de él, como parece que ocurre en este caso—. Con posterioridad a la licencia del concello, la autoridad de aguas remitió un documento desfavorable a la obra porque el solar está definido en el plan hidrológico como zona de cauce del río, por lo que no se puede construir. Pero la licencia ya ha sido aprobada por el gobierno de Claudio Garrido, según confirmó ayer el secretario municipal.

Los promotores del hotel presentaron un recurso contra la negativa de la Confederación porque, según los estudios cartográficos que el técnico particular de la empresa ha llevado a cabo, el plan de encauzamiento no se corresponde con la peligrosidad de inundaciones en la realidad, que en esta parcela considera que es nula. La empresa está segura de querer construir en el solar, pero está a la espera de la respuesta de la Hidrográfica. Si vuelve a ser desfavorable, recurrirán a los tribunales, porque ya tienen licencia. En caso de ser afirmativa, seguirán con su plan de una construcción rápida, igual que lo fue la licencia.

Para edificar se puede pedir primero la licencia del proyecto base y luego la de ejecución de obras, que en este caso se pidieron por separado. El secretario del Concello, responsable del proceso administrativo, explicó ayer que para la primera de ellas, en el caso de este hotel, no se consultó a la Hidrográfica. Afirmó que «hay casos» en los que se trabaja así, aunque «si fuese una pregunta de examen, diría que habría que pedir el informe de la Confederación previamente», argumentó el secretario. Y añadió que: «Habría sido mejor para los promotores haber tenido el informe antes de recibir la licencia». Por ahora, los promotores no empezaron a construir y el solar sigue vacío. «Lo tendrán que solucionar entre la empresa promotora y la autoridad de aguas, nosotros desde el Concello no podemos hacer nada ahora», expuso el secretario.

Una parcela que está en el mismo cauce del río

El plan hidrológico de Sarria está aprobado desde el año 2008 y el plan de encauzamiento de los ríos de la villa, desde el 2011. En estos documentos la Confederación Hidrográfica determina las zonas potencialmente inundables para establecer los territorios edificables. El solar del antiguo cuartel de la Guardia Civil está incluso en zona de cauce, en la que no se permite ningún tipo de construcción. Desde el Concello afirman que la Confederación es el único organismo conocedor de la situación de la parcela y que, a su vez, puede determinarla.

Un caso parecido dio lugar a la muerte de una mujer en Viveiro

En noviembre de 2018 ocurrieron las riadas del recordado como 18N en Viveiro, que provocaron la muerte de una vecina del barrio de Xunqueira después de que se inundara su casa. La gran mayoría de las viviendas resultaron anegadas por la gran tromba de agua, ya que estaban edificadas en zona inundable, según Aguas de Galicia. A pesar de que el organismo calculó que este suceso podría pasar cada 500 años, la crecida del río sorprendió a los vecinos de manera casi explosiva. Se declaró catástrofe natural para que los afectados reclamaron ayudas de las instituciones y, poco a poco, fueron indemnizados por sus seguros. La zona todavía está siendo rehabilitada, y la vecina fallecida se recuerda cada año.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El nuevo hotel de la calle Calvo Sotelo de Sarria, a la espera de una «licencia legal»