Los pisos turísticos, una nueva modalidad de albergue para el Camino

En Sarria hay dos empresas especializadas en este tipo de negocio

Al auge de los pisos de uso turístico se le suma un motivo nuevo, el Camino de Santiago. En la comarca de Sarria, caracterizada por la gran afluencia de peregrinos, los pisos turísticos se presentan en los últimos años como una nueva modalidad de albergue. A día de hoy, ya son una competencia más. En la villa hay dos empresas especializadas en este tipo de alojamientos. Una de ellas es Oktheway, que nació en el 2016 en Sarria y tras su éxito incluyó más ciudades gallegas en su oferta. La otra es Byhouse, que abrió en octubre del 2019 por el boom de peregrinos y es exclusiva de Sarria.

Oktheway, como su nombre indica, es una empresa que trabaja para el Camino. Cuenta con pisos en siete localidades gallegas y todas de ellas coinciden con el paso de alguno de los caminos. En la provincia de Lugo, cubre el Camino Primitivo en la capital y el Camino Francés en Triacastela y Sarria, donde empezó su actividad. En Lugo gestiona 19 alojamientos, en Sarria 11 y en Triacastela cuenta con una casa. La empresa ofrece un servicio integral para peregrinos con recogida de mochila y, además, tiene un servicio de alquiler de coche. Byhouse por su parte tiene 11 pisos en Sarria y también cuenta con servicio integral. En el pueblo hay un total de 51 viviendas de uso turístico, 22 de ellas pertenecen a estas dos empresas.

Estos alojamiento funcionan con reserva, que incluso se puede encontrar en páginas de viajes, y los peregrinos hacen en su gran mayoría reservas de una noche, según Oktheway. Utilizan estos alojamientos de paso, de la misma manera que un albergue. Ambas empresas ofrecen pisos de hasta cinco o seis huéspedes. En el caso de Oktheway, el precio ronda los 40 euros por noche y por persona. En los alojamientos más «exclusivos» puede llegar a los 70. En Byhouse, el mínimo ronda los 65 euros por persona para habitaciones individuales o de dos. Por cada huésped a mayores, el precio sube 10 euros. Desde ByHouse, Soraya García opina que «pueden competir en precio con los albergues», ya que un alojamiento para 4 personas sería sobre 90 euros, 23 por persona.

La aparición de pisos turísticos para este uso se debe a que ofrecen «una mayor intimidad y comodidad». A diferencia del albergue, no es compartido. Por otra parte, cuentan con todas las comodidades: un espacio totalmente equipado, wifi, calefacción, televisión, permiso para las mascotas y hasta servicio de transporte. «La gente llega agotada de caminar y agradece un piso bien montado», afirma Soraya García. Ambas empresas trabajan con pisos que les ofrecen particulares. Oktheway afirma que recibe bastantes ofertas, pero que no siempre las aceptan por falta de acondicionamiento o por que el propietario no está dispuesto a hacer una inversión para mejorarlo.

Un bálsamo frente al covid

Los pisos turísticos son un servicio demandado mayormente por extranjeros, pero este año ha cambiado el perfil. La imposibilidad de viajar para los foráneos ha sido compensada por los peregrinos españoles que buscaban más seguridad sanitaria. «El año pasado los clientes nacionales eran un 46%, este año fueron un 91%», cuentan desde Oktheway. A Byhouse también acudieron clientes españoles que reservaban estancias más largas y realizaban turismo por la zona. Esta empresa afirma que el coronavirus, aunque disminuyó la afluencia general, multiplicó sus clientes. En agosto, ambas empresas tuvieron el 100% de ocupación. En el caso de Oktheway, acumuló alrededor de 1.300 reservas este verano.

La oferta de pisos de alquiler disminuye y no suple a la alta demanda

Mientras el número de pisos de uso turístico aumenta, las viviendas de alquiler escasean en Sarria en los últimos años y la demanda sigue siendo alta. «Todo lo que hay, se alquila», resumen desde la Inmobiliaria Sierra.

Desde hace especialmente dos años, encontrar un piso de alquiler en Sarria es una tarea ardua. En la Inmobiliaria Insuas, incluso van a iniciar una campaña con sus clientes que tienen viviendas en venta para que las pasen de alquiler. Ambas inmobiliarias coinciden en que la aparición de viviendas de uso turístico está condicionando la insuficiente oferta de alquiler. «El 80% de estos alojamientos se deben al Camino de Santiago, y a que el año pasado, concretamente, una gran masa de trabajadores se trasladó a Sarria para la construcción del parque eólico de Paradela», explican en Inmobiliaria Insuas. Los pocos pisos ofertados hacen que los precios hayan sido elevados durante los últimos años. Una vivienda de tres habitaciones tiene un precio medio mínimo de 350 euros, incluso 400. «Y eso teniendo en cuenta que en Sarria el salario medio son 800 euros», añade.

La alta y constante demanda proviene de perfiles distintos. A la Inmobiliaria Sierra acuden sarrianos que buscan cambiar de piso, gente de Lugo que se traslada por trabajo o que busca piso en Sarria por la falta de oferta en la ciudad, y también ciudadanos de grandes ciudades que quieren un sitio más pequeño para vivir. En el caso de Insuas, este año acudió un perfil de jubilados de ciudades más grandes que, por seguridad sanitaria, se quería trasladar a un sitio menos transitado.

Un nuevo hotel de tres estrellas para peregrinos

Parcela del antiguo cuartel de Sarria, donde se construirá un hotel para peregrinos de tres estrellas.
Parcela del antiguo cuartel de Sarria, donde se construirá un hotel para peregrinos de tres estrellas.

La oferta turística en Sarria continúa creciendo. Cuatro socios privados, algunos de ellos sarrianos, van a construir un hotel de tres estrellas en la rúa Calvo Sotelo, donde se encontraba el antiguo cuartel de la Guardia Civil, que fue derribado. El hotel contará con 24 habitaciones y estará enfocado al Camino, por lo que solo abrirá en temporada alta de peregrinos: de marzo a octubre. Esta semana, el Concello aprobó la licencia para la construcción del edificio. Los socios estiman que sea una «obra rápida» y pueda estar en funcionamiento para marzo o abril del 2021.

Votación
2 votos
Comentarios

Los pisos turísticos, una nueva modalidad de albergue para el Camino