La emoción de los primeros grupos de peregrinos ya se siente en el Obradoiro

Los albergues confirman que habrá un repunte de las reservas a partir del 15 de julio

i. c.
santiago / la voz

Los primeros peregrinos vuelven a dar vida a la Praza do Obradoiro en el año más atípico para todos. En solitario, en pareja o en grupo, la emoción siempre es la misma al alcanzar la deseada meta. El entusiasmo se deja notar en sus rostros y en los gritos con los que anuncian su llegada. Julio empieza con un Obradoiro de ambiente relajado en comparación con años anteriores, pero se espera un aumento de peregrinos con el paso de los días.

Los que han comenzado a llegar en estos primeros días de julio observan una notable disminución en el número de personas con las que se han ido cruzando durante el Camino e incluso en los albergues. «La experiencia, en comparación con otros años, es muy distinta. No nos hemos cruzado ni con una docena de peregrinos en 360 kilómetros», comenta Juan Manuel Sánchez, de Palencia, que realizó el Camino del Norte en bicicleta desde Gijón junto con su compañero Rubén Vegas. En comparación con su experiencia hace tres años, los dos afirmaron ser los primeros en hospedarse en varios albergues. Esta diferencia se traslada al Obradoiro que, en contraste con años pasados en estas fechas, no llegó a llenarse en la mañana de ayer.

En los albergues es notable la falta de peregrinos y hasta el día 1 de julio todos los de la red pública permanecieron cerrados. «Al principio nos costó trabajo encontrar alojamiento. A finales de junio no estaban abiertos e íbamos llamando a las pensiones para reservar», afirma José Antonio Clavijo, peregrino de Oviedo que llegó caminando desde Sarria. Acompañando a su mujer, Beatriz Pinto, realizaron el trayecto con el deseo de ella de llegar a la misa de las 12 para que su hija tuviese suerte en la exposición de su trabajo de fin de carrera. Fueron de los primeros peregrinos en pasar las noches en los albergues que han ido abriendo en este arranque de julio, encontrándose incluso con ellos completamente vacíos. A pesar de ello, se espera un incremento en el número de peregrinos a medida que avanza el mes. «El estado de alarma acaba de levantarse, es normal que todavía seamos pocos. En los albergues comentaron que a partir del 15 de julio ya tenían bastantes reservas, ya empieza a haber movimiento», recalca Juan Manuel Sánchez.

Más de tres meses de espera

Algunas peregrinaciones se vieron truncadas tras decretarse el estado de alarma y fueron aplazadas. Con una salida programada para la tercera semana de marzo, los alumnos del colegio Arenales de Arroyomolinos (Madrid) llegaron ayer entre gritos de euforia. Tras una larga espera de más de tres meses, el grupo inició el Camino en Barbadelo el lunes y, después de más de cien kilómetros, llegó en la mañana de ayer al Obradoiro. «Tenían ganas de volver a verse y mucha ilusión por venir aquí. Además, haremos nosotros la primera invocación de este año», cuenta Rodrigo López Agúndez, director de ESO y Bachillerato del colegio. Acercar a los jóvenes a la cultura gallega y el aprendizaje a través del Camino, fueron motivos que incentivaron la peregrinación.

El esfuerzo que acarrea el trayecto hasta la Catedral hace que la llegada sea lo más esperado y deseado cuando se acerca el final del recorrido. «El trayecto me ha aportado mucha seguridad en mí mismo. A pesar de todos los problemas que te encuentres, si tienes una meta, tienes que ser fuerte para llegar», comenta Rafa Román, peregrino de Jerez de la Frontera que completó solo el Camino desde Sarria. Después de recorrer 118 kilómetros y tras cinco días tratando de evadirse de los problemas y ordenando la cabeza, se tumbó frente a la Catedral todavía sin creer haber alcanzado la meta.

Una experiencia deportiva, espiritual o para enriquecerse culturalmente son algunos de los motivos que llevan cada año a hacer que los peregrinos vuelvan a llenar el Camino. Con la reciente apertura de fronteras, guardando las distancias de seguridad, tomando las medidas adecuadas y una buena limpieza en los alojamientos, se muestran optimistas ante la próxima llegada de más peregrinos con el paso de los días. «Este no es un año normal, pero siendo prudentes, podremos seguir viniendo», asegura Juan Manuel Sánchez.

Un «cepillo digital» para la entrega de donativos

CaixaBank instaló ayer un servicio de «cepillo digital» en la Oficina de Acogida al Peregrino. El fin de esta iniciativa es preservar la seguridad de los viajeros cuando llegan a Santiago, pues desde el centro recomiendan que los donativos se realicen, en la medida de lo posible, a través de cualquier medio de pago digital.

Este «cepillo digital» acepta donativos de la cantidad que desee el usuario hasta un máximo de veinte euros, con independencia de la entidad de la que sea cliente. «Queremos animar la peregrinación a Santiago y ayudaremos a ofrecer servicios adaptados a las nuevas circunstancias», señaló Marta Albela, directora comercial de CaixaBank, que fue recibida por el deán.

El Camino Inglés se promociona como ruta segura tras el coronavirus

La Asociación de Concellos do Camiño Inglés realizará hoy un acto de apertura de esta ruta en el puente de Sigüeiro sobre el río Tambre. La promoción de este itinerario como «camiño seguro» marca el arranque de la reactivación de la peregrinación. «A seguridade e o cumprimento dos protocolos vai ser unha das garantías para recuperar aos visitantes dunha ruta que é fundamental para os concellos que atravesa», afirmó Xosé Regueira, vicepresidente de la Deputación de A Coruña.

En el 2019, esta ruta registró un aumento de romeros del 11 %. «O que interesa é a seguridade tanto dos peregrinos como dos cidadáns que viven a carón da ruta xacobea», declaró Manuel Mirás, presidente de la asociación.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
2 votos
Comentarios

La emoción de los primeros grupos de peregrinos ya se siente en el Obradoiro