«As Pontes é a miña casa, non sabería vivir sen estar aquí»

Acaba de jubilarse tras ejercer durante casi 40 años como maestra. Desde 1991, en el colegio A Magdalena


As Pontes

Hace 37 años -en 1982- una jovencísima maestra de Begonte aprobaba unas oposiciones que le abrían las puertas a la educación pública. El primer destino de Elena Coira fue el colegio Frei Luis de Granada de Sarria. Por estas mismas fechas. «Empecei a principios de novembro», recuerda. Imposible olvidarlo. Sobre todo cuando, casi cuatro décadas después, toca poner punto y final a una trayectoria profesional ligada, desde principios de los años 90, a un mismo colegio, el CEIP A Magdalena de As Pontes.

Antes de recalar en la localidad, esa que hoy también es la suya, Coira llenó su mochila de experiencias y conocimientos en lugares como Pacios de Pedrafita, «nunha escola unitaria onde, na mesma aula, había nenos de infantil ou de oitavo curso». Allí, subraya, «pasei un ano boísimo, paraba na taberna do pobo e todo era especial porque algúns xa nos coñecíamos de estudar en Lugo». Corría el año 1983 y su periplo como maestra todavía le tenía preparados otros destinos como Ribeira de Piquín, Muras o Vilalba. Y, cuando en 1991 consiguió destino definitivo en As Pontes, por su cabeza no pasó la idea de quedarse. «Esperaba concursar aos dous anos para irme á miña zona, pero estaba tan a gusto que quixen quedarme aquí», explica. En ese momento, Coira comenzó a colocar sus propios mimbres en el municipio, como maestra y como vecina. Esos que mantiene ahora, recién jubilada. Porque para ella, «As Pontes é a miña casa. Vivín xa sempre aquí, así que xa non sabería vivir sen estar nesta vila». Por sus clases pasaron, durante los últimos años, decenas de generaciones de jóvenes ponteses. Alumnos que ahora, subraya, «son os pais e nais dos nenos aos que din clase neste últimos tempos». Eso -añade, «é moi gratificante. E tamén ver como paseas polo pobo e te atopas con eles. Ver que te aprecian é satisfactorio e compensa todo». Unos encuentros que también se han producido en el propio colegio, «con alumnos que se converteron en compañeiros». La maestra, y también directora durante nueve años, se despidió hace unos días del colegio. Con una sorpresa por parte de sus alumnos que la dejaron «sen palabras». Fue el pasado 25 de octubre, su último día. «Estaba cos alumnos de 5º B cando de repente me vin con todos os rapaces. Preparáronme unha canción, coa música da ‘saia da Carolina’. Cando saín non sabía que facer. Ver a emoción nas caras dos nenos, escoitar como che din que non te vaias... É imposible de describir». Pero las emociones no acaban ahí. La maestra se prepara para un último homenaje. El que le brindarán sus compañeros este mismo fin de semana.

«Os nenos nunca defraudan e deles os mestres tamén aprendemos moito»

Muchos sostienen que la figura del maestro está en crisis, pero Coira mantiene que «fálase moito do diferentes que son os nenos e claro que cambiaron moito as cousas, pero é normal porque a sociedade xa non é o que era». El respeto no es el mismo y tampoco «o valorados que estábamos antes». A pesar de todo, la profesora asegura que «eu son unha apaixonada da miña profesión, sempre me gustou. Desde estar cos compañeiros ata cos alumnos. A pesar dos tempos difíciles que se viven neste ámbito, os nenos nunca defraudan e deles tamén se aprende moito». Eso sí, se sincera y reconoce que «a vocación chegou ao poñerme a estudar, non antes» porque «naquel momento non había as oportunidades que hai agora». En su caso, en Lugo, «podía escoller entre maxisterio ou empresariais e, ao final, optei polo primeiro».

Ahora, tras casi cuatro décadas en activo, tiene meridianamente claro que no piensa aburrirse. Lo resume así: «É habitual escoitarme dicir que, de non ser mestra, sería cociñeira ou cantante». Porque esas son sus otras dos grandes pasiones. Esas que seguirá cultivando ahora que el tiempo libre será mayor. «Apetéceme facer un día a día máis tranquilo e vivir dunha forma máis relaxada», resume.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«As Pontes é a miña casa, non sabería vivir sen estar aquí»