Compañerismo, respeto y complicidad protagonizan el Camino más inclusivo

Casi una veintena de jóvenes de Down Madrid realizan la peregrinación de Sarria a Compostela estos días


portomarín / la voz

Solidaridad, compañerismo, cariño y experiencias. Esto es lo que comparten 16 chicos y chicas que están realizando el Camino de Santiago estos días. Además, todos y cada uno de ellos tienen aficiones y cualidades que los hacen especiales. Forman parte de Down Madrid y, a la cabeza del grupo, está Belén Padilla, coordinadora de cultura y arte en la fundación.

«El Camino de Santiago es más bien un viaje cultural», explica Belén. Ella, otros cinco voluntarios más y los 16 chicos y chicas llegarán el sábado que viene a la plaza del Obradoiro. Allí irán algunas familias a esperarlos, para celebrar el camino andado y las experiencias acumuladas en la mochila.

Tienen entre 20 y 50 años y gustos, pasiones y procedencias muy diversas. Pero con apoyo y adaptación y un espíritu deportista que conforma la manera de vivir de estos chicos, nada se les resiste, y menos el camino que va hacia Compostela. Esta es la décimo primera edición que organiza Down Madrid para jóvenes que forman parte de la Fundación y quieren peregrinar. Cinco de los chicos que están realizando el Camino lo hacen por primera vez y tres de ellos han pasado por Galicia en cada edición celebrada. Ya son unos expertos, que se implican y esfuerzan en ayudar a sus compañeros. El Camino también hace amigos y, entre los 16 se nota, que en apenas días ya se han creado vínculos difíciles de romper.

La voz de los protagonistas

«Es muy duro pero estamos muy bien», «vivimos muchas aventuras» y «nos gusta la comida» son algunos de los comentarios de estos deportistas. Otros contemplan y sienten la tranquilidad del embalse de Belesar, en Portomarín, durante su segundo día de caminata, y descansar de «la música de discoteca de Madrid», comentan los 16 caminantes.

La idea de hacer anualmente el Camino que va de Sarria a Compostela la pusieron los chicos que forman parte de Down Madrid. La Fundación, con ayuda de algunas empresas colaboradoras, hace posible esta aventura inolvidable para todos estos chicos.

África toca la guitarra. Además, le gusta la gimnasia, el flamenco, la natación y el baloncesto. Andrés hace su propia música, le gusta el hip-hop y es todo un experto que, además, ha encontrado inspiración caminando hacia Compostela. «La próxima canción se llamará Camino de Santiago y se la dedicaré a mis compañeros», explica.

Cantar, cocinar, bailar y practicar todo tipo de deporte son algunas de las actividades que forman parte de la rutina de estos chicos. Además, durante su caminata, cada día designan a un ganador que representa valores de compañerismo y solidaridad, y que es votado por sus compañeros.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
0 votos
Comentarios

Compañerismo, respeto y complicidad protagonizan el Camino más inclusivo