Los lucenses siguen siendo emigrantes

La población en el exterior es más que la suma de Monforte, Viveiro, Vilalba y Sarria

s.varela
LUGO / LA VOZ

De Buenos Aires y de Sudamérica en general, hace décadas, se decía que era la quinta provincia gallega. Una ciudad que formasen hoy exclusivamente los lucenses residentes en el exterior sería la segunda de la provincia, mucho más cerca de lograr el primer puesto que de perder esa posición por la amenaza de la que ocupa el tercer lugar

Con datos correspondientes al 1 de enero de este año, en el extranjero hay 72.610 lucenses. Si se toman datos del 1 de enero del año pasado, la población de la capital de la provincia es de 97.995 habitantes. Si se suman los censos de los siguientes concellos de Lugo en número de habitantes (Monforte de Lemos, Viveiro, Vilalba y Sarria), el resultado es que ni siquiera una hipotética fusión les permitiría llegar a competir en el peso de su población con esa ciudad exterior: esos cuatro municipios tienen en total 62.046 vecinos.

La situación indica que esa ciudad de la diáspora representaría algo más de la quinta parte de la población actual de la provincia (exactamente, el 21,73%). Pero su situación, por otro lado, contrastaría con la grave crisis demográfica que con mayor o menor intensidad padecen, salvo escasas excepciones, los municipios lucenses.

La cifra de emigrantes nacidos en Lugo no ha dejado de crecer desde la pasada década. Desde el 2009 hasta hoy se observa un incremento que ronda el 50%: ha pasado de 48.540 a 72.610 personas. Por otra parte, se aprecia que el crecimiento es constante, con aumentos que han ido variando según los años pero que siempre han estado presentes. De los 48.540 del 2009 se pasó a 51.718 en el 2010, y la tendencia se mantuvo luego: 56.442 en el 2011, 60.450 en el 2012, 63.361 en el 2013, 66.088 en el 2014, 68.666 en el 2015, 70.274 en el 2016 y 71.634 en el 2016.

El aumento de la población emigrante presenta además un dato que evidentemente parece negativo a corto plazo: los incrementos se registran entre lucenses de 15 a 35 años. Así, hay en el exterior 3.310 lucenses de 15 a 19 años (67 más que en el año pasado), 3.923 de 20 a 24 (44 más), 3.411 de 25 a 29 (28 más) y 3.567 de 30 a 34 (7 más). Se trata, pues, de población joven y en edad fértil, que además ha tenido unas oportunidades de formación superiores a las de hace décadas. La pérdida, por ello, afecta a un segmento que podría aportar riqueza y futuro a la provincia.

Frente al aumento de la población total y en la parte que corresponde a la de menos edad, en algunas capas sí se ha llegado a registrar un descenso. Así, hay en el extranjero 4.024 lucenses de 40 a 44 años (96 menos), 4.457 de 45 a 49 años (58 menos) y 4.488 de 65 a 69 (99 menos). El grupo de más edad de lucenses en el extranjero es el de los mayores de 85 años, que suman en total 8.628 personas. A continuación figura el de los que tienen entre 50 y 54 años, que son en total 5.211 personas.

«As cousas en España non melloran ou melloran pouco; aquí, por agora, están ben»

 X.M.P.

Tino Méndez (Muimenta, 1986) estudou Enxeñería Técnica de Obras Públicas en Lugo. Marchou a Irlanda do Norte no 2013 cun proxecto de intercambio; durante a estadía preguntáronlle se quería quedar; aceptou, e está a traballar nunha empresa filial da española Ferrovial. A sensación de estar a aprender e de ter unhas condicións laborais que arestora lle parecen case imposibles de atopar en España é unha cuestión pola que rexeita volver á casa como unha das súas prioridades. 

-¿Custoulle aceptar a oferta e quedar?

-Non. Eu pretendía, nestes anos, coller experiencia e volver á casa. Pero había posibilidades, e estou a gusto.

-¿Pensa nalgún momento na posibilidade de pechar o ciclo e volver á casa?

-Agora mesmo, non.

-¿Ten aí unhas condicións mellores ca as que tería vivindo en España?

-Bastante mellores. A enxeñería civil en España está mal: se non se promove a obra pública, entón... Este ano estiven traballando nun proxecto de estudo para o goberno de Irlanda do Norte e para o concello de Liverpool.

-Pasados varios anos, ¿séntese ben integrado en Irlanda del Norte?

-Si. Non podo estar máis agradecido por como a xente se portou comigo, tanto no traballo como os amigos. Atopei facilidades en todo.

-¿Tivo algunha dificultade co idioma?

-Ao principio, si. Non vin con intención de quedar. Pero seis mese lévante a outros seis, e van xa cinco anos. Non pensas ‘vou quedar aquí’; pero as cousas non melloran ou melloran pouco, e aquí, por agora, están ben. Tampouco hai que pensar en volver porque si. Aquí aprendo cada día, e por iso estou a gusto. No traballo hai moita consideración. En España nunca traballei no meu; pero vexo que aquí estou considerado, porque non deixo de aprender nunca.

-¿Está, pois, satisfeito da experiencia vivida ao longo destes anos?

-Si. Érgome cada día contento de ir traballar. É algo distinto.

«Nos dous últimos anos mandei currículos e non atopei nada» 

X.M.P.

Ter cursado tres ciclos formativos (Laboratorio e Química Ambiental en Santiago e Química Industrial en San Cibrao) non lle serviu ao xermadino Óscar González (Cabreiros, 1988) para atopar un traballo estable en Galicia. Leva dous meses en Italia, a unhas dúas horas de Nápoles, traballando nunha empresa galega vencellada coa montaxe de parques eólicos. «Gustaríame estar na terra, pero vendo como están as cousas...», di sobre a súa situación. Engade que se segue a traballar no sector, tentará especializarse.

-¿Foi inevitable tomar a decisión?

-Mais ca nada, foino porque non me xurdía nada no meu nin en nada semellante. Nestes dous últimos anos mandei currículos e non atopei nada.

-¿Como se podería conseguir que a xente nova quedase en Galicia?

-Creo que a FP debera adaptarse ás esixencias. Eu collín á época na que a universidade comezaba a recortar, moita xente quedou no paro e colleu postos. A oferta de FP non é acorde coa demanda real das empresas. Por outra banda, hai contratos en prácticas que deberan ser mellorados: con 500 euro ao mes, se tes que pagar un

piso, non se pode vivir.

-¿Ten a sensación de que hai xente en peores condicións ca as súas?

-Si. Sempre botas de menos a terra, a xente... Dentro de todo iso, creo que estou ben. Comparando a miña situación coa dos licenciados que teñen que ir fóra con contratos malos, estou ben.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los lucenses siguen siendo emigrantes