«Quizá nuestras nóminas se gastaron en el césped de un campo de fútbol»

Consideran a Luis Oliver el cerebro de la operación que culminó con el cierre de la factoría sarriana


LUGO / LA VOZ

«Pensamos que nuestro sueldo está en el césped de un campo de fútbol», aseguran los trabajadores de Piensos Coinsa, que no pueden ocultar su enfado por la sensación de que en los últimos meses unas personas que no saben ni donde está Sarria han utilizado un dinero que ellos creen suyo, para invertirlo en un equipo de fútbol, el Extremadura UD de Almendralejo de la Segunda B.

Los trabajadores llevan varios meses sin cobrar, mientras que el ahora denominado Grupo Coinsa intentó primero adquirir el Elche y luego compró el Extremadura, con el anterior administrador de la empresa, Francisco Pérez, como imagen del proyecto y portavoz ante los medios.

 Entrenador mediático

El primer paso que dio la nueva directiva fue contratar un nuevo entrenador, recurriendo para ello al mediático delantero ex del Rayo Vallecano Juan Sabas, al mismo tiempo que incorporaban a varios jugadores de reconocido prestigio.

El cuadro de Almendralejo estaba al borde del descenso y con gravísimos problemas económicos, además de contar con un campo, el Francisco de la Hera, en pésimo estado de conservación. El desembarco del que dieron en denominar grupo agroalimentario gallego en el club fue su salvación, ya que de manera paralela a los fichajes de relumbrón se llevó a cabo el arreglo del campo en colaboración con el ayuntamiento. Por ese motivo, los trabajadores sarrianos consideran que parte del dinero para esta operación salió de sus sueldos.

La inversión que hizo la empresa antes destinada a la fabricación de pienso fue en el campo, pero en este caso en un estadio de fútbol.

Las principales críticas de los trabajadores van esencialmente contra el empresario navarro Luis Oliver, quien en ningún momento apareció citado como comprador del equipo, pero al que desde distintos ámbitos consideran como la persona que presuntamente está manejando todos los hilos de esta operación.

Las caras largas de las siete familias de Sarria que perdieron sus puestos de trabajo contrastan con la felicidad de los aficionados del Extremadura, que piensan que la llegada del Grupo Coinsa al club fue muy buena.

El Extremadura arregló su estadio e hizo fichajes tras comprarlo el Grupo Coinsa

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Quizá nuestras nóminas se gastaron en el césped de un campo de fútbol»