Los valiosos grabados del castro de Formigueiros, a salvo de expolios

Luis Díaz
LUIS DÍAZ MONFORTE / LA VOZ

SAMOS

Pez grabado en una de las losas del castro de Formigueiros depositadas en el museo de Viladonga
Pez grabado en una de las losas del castro de Formigueiros depositadas en el museo de Viladonga

Vecinos de Samos y O Incio atribuyeron su ausencia a un saqueo, pero están en el museo arqueológico de Viladonga

28 jun 2021 . Actualizado a las 09:24 h.

La imagen actual del castro de Formigueiros, enclavado en el municipio lucense de Samos, poco tiene que ver con la que ofrecía hace solo un par de años. Las construcciones del antiguo asentamiento, entonces a la vista, apenas se intuyen ahora entre la densa maleza que cubre los restos arqueológicos. Durante las excavaciones que se llevaron a cabo en las dos últimas décadas, se descubrieron en los muros grabados de excepcional interés. En el lugar que ocupaban las losas de pizarra talladas con figuras de caballos, peces y diseños laberínticos solo se distinguen ahora restos de mortero. ¿Un expolio? Más bien contrario: para evitarlo están depositadas en el museo Viladonga.

El castro de Formigueiros se ubica en la sierra do Édramo, en la divisoria de los municipios de Samos y O Incio, una zona que se caracteriza por su especial valor arqueológico. Está situado muy cerca del monte de Santa Mariña, dentro de O Incio, donde se localiza una de las mayores necrópolis megalíticas de Galicia, declarada bien de interés cultural. Un fallido proyecto de investigación planteó, a mediados de la pasada década de los noventa, la creación de un parque arqueológico que abarcase ambos yacimientos, pertenecientes épocas muy diferentes.

Las excavaciones en Formigueiros dejaron al descubierto restos de viviendas y una parte de las gruesas murallas del recinto, que alcanzan una altura de tres metros. Según los arqueólogos, el asentamiento estuvo ocupado entre el siglo II antes de Cristo y el siglo primero de la era actual. «É un xacemento de extraordinario interese a causa da complexidade do seu sistema defensivo e do seu carácter monumental», señala el arqueólogo de la Dirección Xeral de Patrimonio, Gonzalo Meijide, en el estudio que dedica a Formigueiros en la publicación Novas perspectivas sobre a cultura castrexa na provincia de Lugo.