lugo / la voz

Este sábado, a las 12.30 horas, será un día especial para los vecinos de la parroquia de San Martiño de Lousada, en Samos, y para su párroco, Miguel Gómez, en especial. Se cumple un sueño hecho realidad, la recuperación para el culto y para las visitas de la iglesia románica de Lousada, cerrada desde 1954 por su deterioro, que se fue acrecentando con el paso de los años, hasta el punto de que tuvo que ser apuntalada e incluso crecían árboles en su interior.

«O primeiro proxecto para reformala xa se fixo no 1993, e logo houbo intentos no 1999 e tamén co bipartito, pero agora por fin xa podemos contar cunha xoia do noso patrimonio e para que os veciños recuperen un espazo de convivencia e de encontro», explica Miguel Gómez, nacido en Melide, que lleva 33 años ejerciendo de sacerdote en Lousada y otras 20 parroquias de Samos.

La restauración que acometió la Xunta, que ejecutó la empresa Resconsa, tuvo un presupuesto de 198.500 euros, y los resultados saltan a la vista: se aprovechó la madera de la nave central, se enderezaron las paredes, se levantó todo el piso y se hizo saneamiento, hubo drenajes, se puso una nueva cubierta, se consolidó el campanario porque estaba en riesgo de caída, se instaló luz eléctrica, se abrieron dos ventanas románicas que se habían tapiado, se revistió de cal todo el exterior y el interior y hasta se recuperaron unas pinturas en dos arcos del siglo XVIII, con motivos de aves y estrellas.

«Agora o reto que temos é reanudar a mellora do entorno, en especial do cemiterio», explica Gómez. Y es que las misas en esta parroquia o se celebraban al aire libre o en la capilla cercana de San Román. «Pois mira, desde que leva pechada, oficiáronse 45 enterros, que claro, non se puideron celebrar nunha igrexa», señala el párroco de Lousada. La actuación consistiría en la urbanización del cementerio y rebajar el firme a la altura de la antigua necrópolis, explicó el sacerdote. Se trataría de volver a la configuración original de este espacio, en un lateral de la iglesia.

Este mediodía de sábado será consagrado el altar, ya que carecía de el, por parte del obispo de la diócesis, Alfonso Carrasco Rouco. Se espera la presencia de numerosos vecinos. «Vai supoñer un orgullo e unha ilusión para moitas persoas que viron case caer a igrexa e agora poderá servir para o culto ou para ensinar aos miles de visitantes», recalca Miguel Gómez.

Porque San Martiño de Lousada se encuentra en el Camino Francés, con lo que su reforma ayudará a que pueda ser admirada por los peregrinos. La iglesia parroquial es estilo románico de planta rectangular con cubierta dos aguas y ábside más bajo. En el ábside destacan unos canecillos historiados y ventana de arco de medio punto. Según Miguel Gómez las obras de restauración pudieron demostrar que se asentó sobre un templo anterior prerrománico.

La iglesia de San Martiño de Lousada es un bien catalogado protegido por su valor cultural al estar incluido en el Inventario de las Normas Subsidiarias Provinciales de 1991. La intervención se enmarca en un convenio de colaboración entre la Xunta y la Diócesis de Lugo para ejecutar obras de conservación y restauración en varios inmuebles eclesiásticos, entre los que se encuentra esta iglesia samonense, en el seno del Camino Francés. Para algunos historiadores, como Francisco Vázquez Saco, es una de las primeras muestras del románico en la provincia de Lugo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Lousada, en el Camino Francés en Samos, recupera su iglesia románica