¿Y a quién se le devuelve todo esto?

La falta de denuncias ralentiza la devolución del botín de Vilalba

La banda consiguió un botín que incluía desde motos hasta teléfonos móviles
La banda consiguió un botín que incluía desde motos hasta teléfonos móviles
M.C.
LUGO / LA VOZ lugo/ santiago / la voz

Los vecinos de Concellos como Guitiriz, Friol, Vilalba, Melide, Toques, Boimorto, Mesía, Abegondo o Cesuras, están recibiendo la visita estos días de agentes de la Guardia Civil para enseñarles fotos de artículos robados que pueden ser de su propiedad. Y es que los robos continuos cometidos por una banda que fue desarticulada la semana pasada por la Guardia Civil de Vilalba generaron un botín del tal magnitud que es difícil de devolver ya que sobre una gran parte de las piezas recuperadas no existe denuncia. Entre otras cosas, explican vecinos y hasta alcaldes de estas zonas limítrofes de Lugo y A Coruña, porque durante el confinamiento la gente es reacia a salir de casa también para denunciar. Por ello, el gran botín presentado en Vilalba con cientos de piezas robadas, ahora está siendo incluso difícil de devolver a sus legítimos propietarios. Por ello los vecinos y los concellos están recibiendo la visita de los agentes para cotejar alguna de las piezas y, al mismo tiempo, recomendarles a todos los ciudadanos, empresas o concellos que echaron de menos alguna pieza o material, que presenten denuncia, ya que así la Guardia Civil puede ponerle propietario a muchas de las piezas.

Gran parte del botín se recuperó en una nave de la parroquia de Rodieiros, en Boimorto, propiedad de un veterano conocido de las fuerzas de seguridad. En esa nave se encontraron cientos de piezas robadas, además de depósitos de gasóleos para el combustible que la banda de jóvenes robaba y llevaba hasta allí. Por ese trabajo recibían pagos en droga en ocasiones y en otras el dinero una vez que se vendía el material robado. Había miembros de la banda dedicados a los robos, y otros que ponían a la venta por Internet los artículos que, en muchas ocasiones eran comprados a través de las páginas de venta por ciudadanos que desconocían si origen ilegal.

La banda almacenaba lo robado en una nave en Boimorto, uno de sus centros de operaciones
La banda almacenaba lo robado en una nave en Boimorto, uno de sus centros de operaciones

La Guardia Civil, preferentemente de Vilalba, trabajó durante medio año hasta desarticular la banda que llevaba operando probablemente unos dos años. El botín recuperado se puede valorar en unos 200.000 euros, pero lo realmente robado y ya vendido por la banda en esos dos o incluso tres años podría acercarse al millón de euros, dijo la Guardia Civil la semana pasada.

Con la operación en la que se desarticuló esta banda, en Toques y en Boimorto se desmantelaron sendos puntos de venta de drogas. Toques fue el primer municipio coruñés donde actuaron, aunque luego fue ampliando su radio de acción a Melide, Santiso, Boimorto y Sobrado. En varios concellos de esta zona, los miembros de una de las familias que, supuestamente, lideraban la organización, llevaban años haciéndose notar. «Tiñan unha casa por aquí. Eran moi coñecidos, a verdade. Oíase falar deles a miúdo cando pasaban cousas deste estilo», comentan unos vecinos de Toques. Explican, incluso, que habían desaparecido varios vehículos en el municipio durante el último año, y que solo se dieron cuenta de que esta banda podía estar relacionada cuando se enteraron de la desarticulación de la misma. Además, aseguran que, tanto en Boimorto como en Melide, ya hubo redadas policiales en los últimos años en las que personas vinculadas a esta banda estuvieron implicadas. «Hai tres ou catro anos que oímos deles por primeira vez. Espero que por fin rematase todo», concluyen.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

¿Y a quién se le devuelve todo esto?