Os Louzariños vuelven a tocar juntos en el cieloPasión por la música y el saxofón

Fallece Evaristo López con 91 años, el último miembro de está banda

Os Louzariños en una de sus últimas actuaciones en el Filandón de O Courel.
Os Louzariños en una de sus últimas actuaciones en el Filandón de O Courel.

sarria / lavoz

Val de Lóuzara y O Courel son de los pocos lugares de Galicia en los que se mantiene viva la música tradicional gracias a la labor de personas que actualmente rondan los noventa años y que se reúnen anualmente en el Filandón de Músicas do Courel.

Uno de los grupos míticos de la zona es el de Os Louzariños, fundado en el año 1920 por José Blanco, Benigno y Amador Ríos, este último pude considerarse el fundador.

La banda enseguida adquirió fama y no había fiesta importante de la comarca en la que no estuvieran presentes. Siempre se mantuvieron en activo y solo el fuego de la artillería de la Guerra Civil española acalló sus instrumentos, aunque fue un paréntesis temporal tras el cual continuaron con su actividad.

En 1942 se sumó al grupo Evaristo López y su saxofón, el único miembro que quedaba vivo hasta el momento y que falleció en su domicilio de Paredes de Lóuzara el pasado lunes.

La última incorporación del grupo fue José Antonio Pérez, aunque decidió abandonar la actividad musical hace una década por decisión propia y cuando todavía tenía una edad muy corta comparada con el resto de integrantes de la formación, solo 65 años, un niño comparado con los casi 90 de medias que tenía el grupo en aquel momento.

Evaristo recordaba en un reportaje de La Voz de Galicia de hace una década el momento de mayor esplendor de este grupo en el que llevó a estar formado por seis integrantes. En sus primeros años tocaban la gaita, el tambor y el bombo, pero en su época dorada llegaron contar con el acompañamiento del bombardino, el clarinete, la caja y el tambor.

Formación reciente

En la formación más reciente, que permaneció en activo hasta el 2006, Antonio Blanco tocaba la caja, Evaristo López el saxofón y José Antonio Pérez el bombo.

El fallecimiento en el 2006 de Antonio Blanco, a los 96 años y tras confesar que pretendía seguir tocando la caja hasta llegar a convertirse en centenario, supuso el punto y final para un grupo mítico que fue santo y seña de la música tradicional durante casi un siglo.

Evaristo López recordaba que el grupo había llegado a actuar en varias ocasiones fuera de Galicia, esencialmente en pueblos de la zona de León, en los que los que eran muy reconocidos.

La Escola de Gaitas de la Diputación de Ourense y el Concello de Samos les dedicaron un sentido homenaje el 4 de mayo del año 2002.

El musicólogo Xosé Luis Foxo reunió todas las vivencias de este veterano grupo en un libro que fue presentado el día de su homenaje.

Evaristo será enterrado hoy y seguro que ya estará tocando con sus compañeros en el cielo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Os Louzariños vuelven a tocar juntos en el cieloPasión por la música y el saxofón