Pioneros en la lucha contra las velutinas

Apicultores de Lugo importan un método ya en funcionamiento en otras comunidades

La apicultora Aitziber Escobal, junto a colmenas que ya tienen al lado la red en la que quedan atrapadas las velutinas
La apicultora Aitziber Escobal, junto a colmenas que ya tienen al lado la red en la que quedan atrapadas las velutinas

VILALBA / LA VOZ

La velutina se mueve por todo el norte de España; los métodos para combatirla, también. Así se puede resumir la iniciativa de apicultores de Riotorto y de A Pontenova: en el primer caso, en Galegos, una explotación de apicultura lo acaba de instalar; en el segundo, en Xudán, se hará próximamente y ya está decidido.

El sistema consiste en la colocación de una malla metálica al lado de la colmena, formando un espacio parecido al de las nasas que llega a una altitud de alrededor de medio metro. Se instala en paralelo a los enjambres, instalando, para que se metan las velutinas, una entrada cada metro aproximadamente. Cada una se pone a unos 15 centímetros sobre el suelo. Las abejas salen por las ranuras que hay en las colmenas y entran en la red. Las velutinas entran por los agujeros que se forman cada metro aproximadamente. El uso de mallas se denomina método Koldo, en alusión a un apicultor de Vizcaya que ha divulgado esta práctica.

Una vez dentro, las velutinas se mueven en paralelo a las colmenas y en sentido ascendente Con esos desplazamientos acaban un poco desorientadas y van a meterse en unos cilindros colocados en los dos extremos de la red, en donde terminan agotadas antes de morir. La impresión parece favorable: «A nós, estanos sendo eficaz», dijo el viernes Aitziber Escobal, que con su marido tiene unas cien colmenas entre la parroquia riotortense de Galegos y el cercano municipio de Baleira. Diez de las de Galegos cuentan ya con este sistema.

Las velutinas van a meterse en unos cilindros colocados en los dos extremos de la red
Las velutinas van a meterse en unos cilindros colocados en los dos extremos de la red

Un metro de malla cuesta en torno a tres euros. Los cilindros instalados en los extremos son partes de tuberías, usadas para este nuevo fin con un revestimiento de plástico. Aitziber Escobal y su marido tenían antes el sistema de arpas, que, sin entrar en comparaciones sobre la eficacia, resulta más caro y da más complicaciones. Por un lado, solo las arpas pueden costar unos 50 euros, y a esa cantidad hay que añadirle el gasto eléctrico. Esta apicultora y su marido tenían placas solares para alimentar corriente, pero el funcionamiento, como ella admite, resultaba defectuoso.

Brais Álvarez, observando colmenas de su propiedad atacadas recientemente por velutinas en la parroquia de Xudán
Brais Álvarez, observando colmenas de su propiedad atacadas recientemente por velutinas en la parroquia de Xudán

El sistema va a ser usado también por dos apicultores de Xudán (A Pontenova), Brais Álvarez y Xavier Vázquez. Estos dos ya tenían, alrededor de sus colmenas, una red de plástico la que las velutinas podían entrar pero de la que también podían salir. Por la forma de moverse, esos insectos acaban desorientados, aunque no se dispone de cilindros en los que queden atrapados. La necesidad de métodos eficaces contra las velutinas parece evidente en estos últimos años. «Nótase que van a máis», afirma Brais Álvarez

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Pioneros en la lucha contra las velutinas