Ser alcalde de Ribeira de Piquín bien vale un pequeño madrugón  

El socialista Roberto Fernández tomó posesión en un pleno celebrado a las diez de la mañana


Vilalba

El alcalde de Ribeira de Piquín, Roberto Fernández, no pudo quedarse mucho rato en la cama esta mañana. Era sábado, pero a las diez comenzaba el pleno de constitución de la nueva corporación, en la que él iba a ser elegido alcalde. El caso de este concello era uno de los que ofrecieron un notable vuelco el pasado día 24: el PP perdió una de las mayorías absolutas que llevaban repitiéndose varios mandatos, y el PSOE se hizo con el poder.

Roberto Fernández dio las gracias a los votantes, a los compañeros de lista y a los integrantes de candidaturas anteriores. Fue un pleno con novedades, que, por otro lado, no se redujeron a la llegada de un nuevo alcalde. Varios vecinos acudieron al pleno cuando lo habitual, como reconoció el nuevo regidor, es que no asista nadie. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Ser alcalde de Ribeira de Piquín bien vale un pequeño madrugón