2002, el año que colmó el vaso de la violencia machista, dejó varias víctimas en Galicia

La Administración comenzó a contabilizar de manera oficial estos sucesos en enero del 2003

La joven viguesa Deborah Fernández fue una de las mujeres asesinadas en el año 2002 en Galicia
La joven viguesa Deborah Fernández fue una de las mujeres asesinadas en el año 2002 en Galicia

redacción / la voz

En enero del 2003, la Administración empezó a contar de forma oficial las víctimas de la violencia machista. No solo eso. Puso en marcha también el estatuto de víctima y las órdenes de alejamiento. Algunas de las mujeres que murieron a manos de sus parejas en el 2002 estarían vivas si la ley se hubiera aprobado un año antes. Este es el triste relatorio de las muertes de aquel año.

Marta López. 11-02

Acuchillada. Una sola puñalada fue suficiente para acabar con la vida de Marta López Sanz. El cuchillo lo empuñaba su exmarido, Carlos Dacal, de quien Marta se había separado tres años antes. Marta denunció malos tratos, pero el Juzgado solo obligó a Dacal a entregar una pensión y a que no durmiera en el domicilio familiar. El 11 de febrero fue a su antigua casa, donde también estaba su hijo de 5 años, y le clavó a Marta por la espalda un cuchillo jamonero. Se deshizo del arma y de la ropa mientras su exmujer se desangraba. A Dacal lo detuvieron tomando algo en Rábade.

josefa salgado. 16-02

Ahogada en sangre. Josefa había soportado un matrimonio infernal, donde el maltrato era diario. Con 61 años decidió denunciar a su marido e irse a vivir con su hijo. Tras el juicio, Domingo Rivero le pidió perdón y ella le creyó. Así que volvió al domicilio de Cualedro, en Ourense. Allí, Rivero le dio un golpe en la cabeza con un objeto contundente. Josefa cayó en el suelo y murió ahogada en su propia sangre porque su marido le pisó la cabeza y se la mantuvo presionada contra el suelo. Eso fue lo que se concluyó en el juicio donde recibió una condena de 15 años de prisión.

déborah fernández. 30-04

Sin resolver y reabierto. Déborah tenía 22 años la tarde que salió a correr por el entorno de Samil. Nadie la volvió a ver con vida. Unos días después apareció en una cuneta de Portocelo su cuerpo desnudo y con una cantidad de semen introducido de forma probablemente artificial en su vagina. No tenía ni lesiones externas ni signos de violación. Actualmente, la policía considera el crimen como un expediente sin resolver. La jueza decidió esta semana reabrir el caso con nuevas pruebas científicas y declaraciones.

silvia mora. 14-09

Atropellada. El juez consideró que, finalmente, la muerte de Silvia Mora se debió a un accidente y que no fue un asesinato. Diego Tarelo tenía un hijo con la hermana de Silvia, con la que había roto un año antes. Fue a buscarla al bar de Ribadumia en el que trabajaba. Allí discutieron en presencia de Silvia. En un momento dado, la excompañera de Diego se fue, él cogió su coche, dio marcha atrás y pasó por encima de Silvia. Dos veces. Marcha atrás y marcha adelante. En el juicio declaró que fue un accidente y lo condenaron a dos años.

Pura Prieto, la última asesinada no declarada víctima de género

carmela lópez
El ataúd con el cuerpo de la víctima sale de su casa en Canido, donde murió a manos de su marido
El ataúd con el cuerpo de la víctima sale de su casa en Canido, donde murió a manos de su marido

La ferrolana Pura Prieto murió en abril del 2002 a manos de su marido, que después se suicidó

Parecían un matrimonio ejemplar, aunque muy reservado, porque no se relacionaba con sus vecinos del ferrolano barrio de Canido. Los mismos que la noche del 17 de abril del 2002 se vieron sobresaltados por un gran despliegue policial a las puertas de la vivienda de Pura Prieto Fernández y Heriberto García Rocha. Un familiar de la pareja, alarmado porque no lograba contactar con ellos, había entrado en la casa, descubriendo los cadáveres de ambos.

El de Pura estaba en la tercera planta de inmueble, tendido en la cama y con el cráneo roto por el lateral derecho, y el de su marido, ahorcado en el bajo. El arma homicida, posiblemente una herramienta de las que él utilizaba en su taller, nunca apareció y la vivienda estaba limpia, sin restos de sangre. La autopsia determinó que la mujer había sido asesinada mientras dormía, porque no ofreció resistencia, dos días antes del hallazgo del cadáver. Y que el marido no se suicidó hasta dos días después.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

2002, el año que colmó el vaso de la violencia machista, dejó varias víctimas en Galicia