«No monte pedíanme un machado e non entendía: chorei moito coa rabia»

Quince años después de su llegada a Galicia, los rumanos son un referente en el monte

Cristiano (a la derecha) con uno de sus compañeros en plena faena en Vilalba
Cristiano (a la derecha) con uno de sus compañeros en plena faena en Vilalba

Redacción / La Voz

Cristiano combina a gran velocidad y en la misma frase dos idiomas: gallego y castellano. Un discurso aderezado con su acento patrio, que conserva indeleble, a pesar de sus once años en Galicia. Él fue uno de los más de 500 trabajadores rumanos que llegaron a la provincia de Lugo desde el año 2002. Se necesitaba mano de obra para el sector forestal. «Primeiro traballei en Viveiro. Tiña aquí un tío ao que seleccionaran en Romanía. Á semana estaba traballado», explica. En A Mariña pasó cinco años y después se mudó a Parga. En esta localidad del concello de Guitiriz se ha asentado como autónomo y tiene su propio equipo. «Foi durísimo adaptarse a Galicia. Non sabía o idioma. Ás veces no monte pedíanme un machado e non entendía. Chorei moito coa rabia. Ademais, ao pouco foi o Klaus e non paraba de chover: pensei que isto era a fin do mundo». Ahora lo recuerda entre risas. Es un buen momento. Disfruta de su trabajo y vive con su esposa y su niño de cuatro años. «Ao principio non me sentín ben. A xente desconfía dos romaneses. Pensan que somos uns ladróns. Aínda hai galegos que o cren, pero a min dáme igual. En Parga non teño problemas. Ademais, son pouco falador», explica.

A sus 29 años, Cristiano es ahora quien lidera el desembarco en Galicia de muchos de sus compatriotas. «Contrato a xente romanesa que vive aquí ou veñen de alí, pero hai quen aguanta pouco. Para que vexas que aínda desconfían de nós, aos meus traballadores non lle alugan casas. Teño que alugalas eu ao meu nome e responder por eles». Aun así, es consciente de que los rumanos ya representan un importante grupo de población en Galicia. De los 92.000 extranjeros que hay en la comunidad, ellos son más de 8.400, la segunda nacionalidad más frecuente después de los portugueses. Saben que si tienen trabajo es porque lo valen. «Nunca nos falta. Estamos afeitos ao monte. É moi escravo, pero nós o facemos». Cristiano define así la realidad que viven. Él no tiene empleados gallegos. Sabe que no quieren hacer ese trabajo.

Del mismo modo piensa su compatriota Ioan. Natural de Bucovina, llegó a Rábade en el 2007 y ya no se ha movido. «O meu pai veu dous anos antes. Tamén o seleccionaron en Romanía. Necesitaban xente que usara a motoserra». Gracias a que su padre ya había hecho contactos, el choque fue algo menor. «Xa o coñecían e non desconfiaron de min, pero sempre hai xente de todo tipo. A fama xa a temos. Por uns poucos, pagamos o resto. É certo que a xente nova é menos racista. Viu máis mundo».

Ioan, de 33 años, también se trajo a su pareja a Rábade y en la localidad lucense nació su hijo, de casi siete años: «Na casa falamos con el en romanés. No cole xa fala de todo. En Rábade estamos a gusto: vívese moi ben, temos bos veciños e amigos. Aínda que teño colegas romaneses, eu saio moito con galegos. Estamos na nosa casa, eu non quero cambiar de sitio». Lo dice por la situación laboral actual. Ioan tiene como socio a un gallego, vecino de A Fonsagrada. Contratan personal rumano, pero cada vez llega menos. «A xente de aquí non quere traballar no monte. Contrato a romaneses que hai na zona. Os nosos xa non veñen a España. Gañan máis en Alemaña e traballan menos. Aquí hai operarios cobrando 80 euros ao día, cando o prezo da tonelada de madeira leva estancado dende o 2007. Non nos da para gastos. Os romaneses que seguen traballando no monte en Galicia xa están aquí de vello».

En busca de mano de obra

La Asociación de Empresarios de la 1ª Transformación de la Madera de Lugo solicitaba el pasado octubre a Trabajo e Inmigración más personal extranjero. El sector crea en la provincia 3.000 puestos de trabajo directos. Portugueses, rumanos y peruanos han cubierto tradicionalmente esas vacantes. El colectivo se encargó entre el 2002 y el 2007 de gestionar los contingentes. El personal se seleccionaba directamente en cada país. Su secretaria general, Nuria Rodríguez vivió el proceso en primera persona. «Foi moi gratificante: foron traendo ás familias, presentábannolas e mercaron casas. Eles buscaron traballo aquí como os galegos o fixemos noutros países. Agora estamos na mesma situación e eles son perfectos para este sector», sentencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos
Comentarios

«No monte pedíanme un machado e non entendía: chorei moito coa rabia»