Tensión en el multiuso por un infarto y un desfibrilador con problemas de carga

dolores cela d.c. LUGOLUGO / LA VOZ

RÁBADE

PRADERO

24 feb 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Las deficiencias detectadas en el desfibrilador del edificio administrativo de la Xunta, que constataron durante la atención que prestaron a un sindicalista que acababa de sufrir un infarto, generó tensión y una gran preocupación. Cuando intentaron reanimar a Xabier Gómez Santiso, del Sindicato Labrego Galego, que se desplomó cuando esperaba cola en Facenda, constataron que el aparato no estaba debidamente cargado. Finalmente el 061 trasladó al paciente al HULA, después de conseguir reanimarlo, según confirmaron fuentes consultadas.

Los primeros en atender al sindicalista fueron un funcionario de Facenda, con conocimientos en primeros auxilios y los vigilantes de seguridad, que están adiestrados para el manejo de desfibriladores. A ellos se sumó posteriormente una enfermera.

Fuentes de la Xunta señalaron que el desfibrilador funcionaba, aunque no tenía la carga completa. En cada una de las cuatro descargas que realizaron los vigilantes de seguridad, el aparato avisaba de este problema. «En ningún momento -añadieron- deixou de funcionar e podía seguir empregándose, de ser o caso».