El histórico fotógrafo de Portomarín: «Retratei casa por casa o pobo vello e pedra por pedra o traslado da Igrexa»

Uxía Carrera Fernández
uxía carrera PORTOMARÍN / LA VOZ

PORTOMARÍN

Carlos Castro

Pereira es el único de su profesión en el concello desde hace más de seis décadas. A sus 93 años, todavía recuerda cuando hizo cada foto

04 sep 2021 . Actualizado a las 20:40 h.

A sus 93 años, Pepe López, conocido como Pereira, con una memoria envidiable, recuerda casi cada instante de su vida. Lo mejor es que además «podo demostrar o que digo». Unos 44.000 negativos se acumulan en los armarios de su tienda de fotografía -ahora cerrada- y conforman una obra que retrata al detalle la historia de Portomarín desde hace más de 60 años.

En el pueblo viejo, antes de que se anegara, ya existía la tienda de fotografía Casa Pereira. La abrió un joven Pepe López que nació en la aldea de Seixón, pero se mudó a los ocho años a Portomarín. En un pueblo dedicado a la pesca y a la ganadería, Pereira se ganó la vida retratando las bodas, bautizos y el día a día de los vecinos. Nunca le faltó trabajo, ya que tenía demanda de todos los concellos de la comarca, menos Sarria, donde había «máis compañeiros de foto carné», cuenta. Pereira guarda los retratos de identidad, que en los años 40 o 50 eran fotos hasta la cintura hechas en exterior que irradiaban una gran fuerza. «Acórdome de facelas e de quen son os que saen», señala.

El agua del río que atravesaba el pueblo protagoniza gran parte de la obra de Pereira porque era esencial para la vida de sus habitantes. «Teño una foto da primeira lancha que houbo, comprada por min e outros dous comerciantes para traer xente ao pobo. Tiña 60 prazas.», cuenta. También retrató la vida de los pescadores: «Había 20 ou 30 parellas pescando tódolos días. Tiñamos boas troitas, boas anguías, bo pan de trigo e bo viño. Pero todo iso perdeuse», destaca. Las fotografías de lo cotidiano que los vecinos le encargaban a Pereira multiplicaron su valor desde el momento en que desapareció el pueblo. Siendo actualmente la única obra que hay del antiguo Portomarín y sus gentes.