«He pasado un año horrible, perdí 25 kilos»

Xosé Ramón Penoucos Blanco
x. r. penoucos LUGO / LA VOZ

PORTOMARÍN

José Antonio Bruzos, el lucense al que el Supremo dio la razón tras ser despedido por irse de fiesta estando de baja, asegura que durante el tiempo que estuvo sin trabajar nunca consumió alcohol ni condujo vehículos

18 oct 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

A José Antonio Bruzos lo echó a la calle su jefe en el 2014 alegando que, encontrándose de baja por estrés, había acudido a una fiesta popular y había sido visto consumiendo un gin-tonic. Tras un largo litigio, el Tribunal Supremo acaba de dar la razón al empleado, declarando la improcedencia de aquel despido de una empresa donde trabajaba como conductor. Con la sentencia en la mano, él explica que nunca bebió mientras estuvo tomando medicación, que tiene los análisis que lo demuestran, y que nunca utilizó los vehículos oficiales para desplazarse.

-¿Es cierto que consumió alcohol estando de baja?

-En absoluto y dispongo de varias analíticas en las que está claro que siempre tomé la medicación que me prescribieron los médicos durante el año en el que no pude trabajar.

-¿Acudió a una fiesta que se celebró en una parroquia de O Páramo mientras estaba de baja?

-Efectivamente, es cierto que acudí a esa celebración en agosto del año 2014, pero fui como acompañante. En ningún momento conduje el vehículo ni consumí alcohol, como quedó totalmente demostrado. Era la fiesta de Grallás, en O Páramo, organizada por la peña GV, de la que formo parte desde su fundación. Quiero dejar muy claro que durante todo el tiempo que estuve tomando medicación no toqué ningún coche.