Orugas gigantes aparecen en pequeñas plantaciones de patatas de Portomarín

Los vecinos afectados están admirados con el tamaño del gusano, del que nace la llamada «mariposa de la muerte»


Lugo / La Voz

Toda la vida las plantaciones de patatas han sido «atacadas» en estas fechas veraniegas por el escarabajo. Sin embargo, este mes de julio varias huertas familiares de Portomarín tienen un nuevo inquilino: una oruga gigante que se devora las ramas del cultivo dejándolas secas. «Es un gusano que no conoce nadie en el pueblo, una plaga nueva», explica José Luis Pichel, uno de los vecinos afectados.

Según comenta, los primeros ejemplares fueron avistados la semana pasada en varias parcelas del conocido como monte del Cristo. Se trata de un monte comunal situado en las inmediaciones del pueblo. Vivir en la localidad da derecho a explotar una pequeña huerta con regadío en él. «El último gusano que cogimos tenía alrededor de 15 centímetros de largo y un diámetro como el dedo gordo de mi mano», comenta. Según destaca, todos los que los han visto por ahora, tanto la gente joven como los veteranos del pueblo, a quienes conocen popularmente como «el senado», están admirados por las enormes dimensiones del «bicho», que sobre el terreno pasa prácticamente desapercibido. 

Un as del camuflaje

«Está en la planta de patata, pero se camufla muy bien porque es entre verde y amarillo, y como no te fijes, no lo ves», subraya Pichel, que metió cuatro en una caja y se los llevó a casa. «Les puse hojas y el primer día no comieron, pero después sí». 

Intrigado por el origen de la plaga, este vecino de Portomarín acudió a un negocio de horticultura cercano para consultar el hallazgo con un especialista. «El jefe es perito agrícola y me dijo que hace dos o tres años hubo una plaga parecida. Se lo enseñé, se metió en Internet, y a los tres segundos lo sacó. Parece que es una cría de una polilla grande, una mariposa oscura», comenta. 

Ante esta situación el misterio quedó desvelado pronto. El gusano invasor de patatas recibe el nombre científico de acherontia atropos. Distintas fuentes indican que se alimenta de plantas tomateras y patateras, pero también de las del pimiento, la berenjena e incluso el tabaco u hojas de árboles frutales. Cuando la larva crece da lugar a una mariposa llamada «esfinge de la calavera» o «esfinge de la muerte».  

«La plaga no es muy grande, pero el bicho sí. Los hay de 15 centímetros, y ni el ?senado? del pueblo recuerda algo así»José Luis Pichel, afectado

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
51 votos

Orugas gigantes aparecen en pequeñas plantaciones de patatas de Portomarín