Las cenizas de José Ramón Ónega ya descansan en Pol

la voz LUGO / LA VOZ

POL

Misa campestre en Mosteiro en recuerdo de José Ramón Ónega
Misa campestre en Mosteiro en recuerdo de José Ramón Ónega MANUEL LABRADA

Se celebró un funeral al que acudieron familiares y amigos

07 ago 2021 . Actualizado a las 20:11 h.

Las cenizas de José Ramón Ónega descansan en Pol. Familiares, amigos y vecinos de José Ramón Ónega participaron en Mosteiro en una misa funeral campestre en recuerdo de uno de los hijos ilustres del municipio. Sus cenizas, al igual que las de su hijo, ambos fallecidos de covid, ya descansan en el cementerio de Mosteiro.

Misa campestre en Mosteiro en recuerdo de José Ramón Ónega
Misa campestre en Mosteiro en recuerdo de José Ramón Ónega MANUEL LABRADA

En el acto de ayer estuvieron el vicepresidente de la Xunta Francisco Conde, el secretario general del PPdeG, Miguel Tellado, así como el alcalde, Lino Rodríguez, y Fernando Ónega, quien hizo una semblanza de su hermano y agradeció las muestras de cariño que recibió la familia.

José Ramón Ónega, en el 2006 en su casa de Pol

Muere por covid José Ramón Ónega, el embajador de Galicia en Madrid

La Voz

Andaba preocupado en los últimos meses José Ramón Ónega López (Mosteiro, Pol, Lugo, 1939-Madrid, 2021) por cómo sobrellevar la pandemia. Personalmente, como todos, pero también por la actividad que le ocupaba desde el 2009, como representante institucional de la Xunta en Madrid y director la Casa de Galicia. Ahora sí se va a resentir, tras su fallecimiento este domingo víctima del coronavirus. «Hay que confiar que la vacuna que se anuncia como remedio tenga resultados positivos. En este sentido, creo que tienen mucho que decir y hacer los médicos gallegos, cuya eminencia y probada profesionalidad aportarán, sin duda, remedios y soluciones para mitigar esta tragedia mundial». Esta frase, pronunciada por José Ramón hace unas semanas en un homenaje realizado por la Asociación de Médicos Gallegos define hasta qué punto Galicia era la medida de todas las cosas para este lucense de Pol que regresaba cada verano a su casa familiar. 

Seguir leyendo