Los que nunca olvidan su tierra

Sandra Rodríguez, hija de emigrantes gallegos, será la pregonera de la Festa do Emigrante de Pol

s.v.

Fueron muchos los gallegos que se vieron obligados a dejar su tierra en busca de un futuro más allá del mar de las Rías Baixas y del encanto de la montaña lucense. La morriña fue siempre su compañera de viaje y poder volver al hogar, un sueño a largo plazo.

El padre de Sandra, Jorge, dejó atrás San Martiño de Ferreiros, en Pol, con apenas veinte años para llegar hasta Barcelona. Desde la aldea de Moreira, en Os Ancares, la madre de Sandra, Celia, también partió hacia la capital catalana con tan solo 17 años. Forman parte de una gran generación de jóvenes que comenzaron otra vida lejos de Galicia. Si algo tienen en común es que nunca olvidaron sus raíces y, sin importar los kilómetros de distancia que les separaran de Galicia, conservaron y cuidaron la cultura de la tierra.

Deixo a aldea que conoso, por un mundo que non vín, decía la gran Rosalía de Castro para representar la realidad de la emigración gallega. Un éxodo que afectó a la mayoría de gallegos que, con una maleta llena de añoranza, viajaron lejos de aquí.

Una vida en Barcelona

El destino quiso que Jorge y Celia se conocieran durante un baile gallego y juntos formaran una familia en Barcelona. Mañana, su hija Sandra es la encargada de poner voz a la emigración durante el pregón de la Festa do Emigrante de Pol, que tendrá lugar a las 13.30 horas, en el que «recordará la dureza de la gente que, como mis padres, se tuvieron que ir de Galicia par ganarse la vida fuera», cuenta Sandra. Ella y sus hermanos nacieron en Barcelona, pero desde pequeños crecieron con morriña y añoranza de la tierra de sus padres. «Nosotros en Barcelona siempre hemos estado en contacto con las casas de cultura gallega donde nos reuníamos con otros emigrantes para sentir cerca nuestra cultura», cuenta Sandra. Allí aprendían a tocar la gaita, la pandereta, la danza y el folclore gallego. «Organizábamos las fiestas de los gallegos, así las llamábamos, donde se cocía pulpo y se bailaba», recuerda la pregonera.

Los padres de Sandra, Jorge y Celia, compartieron su pasión por la hostelería en Barcelona, donde pusieron en marcha su propio restaurante. Allí sigue trabajando su madre, mientras su padre, ya jubilado, espera con ansia a que su mujer se retire «para volver juntos a Galicia», relata su hija Sandra.

Por casualidades de la vida, Sandra y su hermano han vuelto a sus raíces y ambos viven en la provincia lucense, un hecho que llena de felicidad a sus padres que ya tienen un motivo más para volver a la tierra que les vio nacer, esa que nunca olvidaron en Barcelona. «Desde hace aproximadamente tres años vivo en Foz, donde estoy encantada porque me siento muy acogida por la gente», relata Sandra.

La morriña gallega

La familia de Sandra vivió la emigración muy de cerca, ya que muchos de los hermanos de sus padres emigraron hacia Argentina, Barcelona y Málaga en la década de los 60.

Durante el pregón, Sandra recordará sus veranos en Galicia, tanto en la zona de San Martiño como en Os Ancares, donde están las raíces de su familia. «Mi abuelo paterno falleció antes de que yo naciera y mi abuela, por parte de mi padre, cuando yo era pequeña. La mayoría de familiares también estaban en la emigración, así que tengo más recuerdos de Os Ancares con mis abuelos maternos», explica Sandra.

Disfrutar del verano en Pol y Os Ancares era el sueño que tenía Sandra durante todo el año. «Alguna vez también vinimos en invierno, pero por el trabajo de mis padres eran muy complicado. La hostelería es un negocio muy esclavo», sostiene Sandra, que recuerda alguna Semana Santa y Navidad en Galicia.

En la actualidad, Sandra vive feliz en Foz y comprende la morriña que sentían sus padres cuando estaban en Barcelona. Sus vivencias, emociones y sentimientos serán los protagonistas de un pregón que pondrá la piel de gallina a los vecinos de Pol, pues todos ellos se sienten identificados con su historia.

«Recuerdo el verano en Os Ancares y en Pol con mi familia»

«Por casualidades de la vida, ahora vivo en Foz y me encanta»

06

Fiestas de verano

jueves, 23 de agosto del 2018 ESPECIAL LA VOZ DE GALICIA

Sandra junto a sus padres en su bautizo.

Sandra Rodríguez junto a su abuela materna, Pilar, en Moreira, Os Ancares.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los que nunca olvidan su tierra