Los pulpos invaden O Cebreiro

Colección de diseños al aire libre en losas y piedras para que el cefalópodo atraiga a los peregrinos

.

o Cebreiro / la voz

O Cebreiro no tiene mar, pero sí muchos pulpos. Están por casi todo el poblado como reclamo para los peregrinos. Ofrecer una sabrosa ración es un reclamo que muchos de los caminantes no pueden resistir nada más poner el pie en Galicia. El camino engancha y el pulpo también.

«Está tan bueno que resulta impensable dejar la ruta sin dar cuenta de unas buenas raciones», dijo el domingo un miembro de la Unión Velocipédica Granadina. Muchos de los que llegan a O Cebreiro no resisten la tentación. Los hosteleros juegan con la ventaja de saber que es difícil la resistencia al cefalópodo y, por eso, pusieron todo el empeño en llevar a cabo una colorista campaña publicitaria.

Ahora mismo, los pulpos cuelgan de muchas paredes de este núcleo. Están pintados en llamativos colores en losas, lajas de piedra y cartulinas. Conforman un museo al aire libre de arte pulpeiro que no pasa desapercibido a los visitantes.

Desde hace unas semanas, para comer una ración hay que rascar más el bolsillo. Subieron los precios. En O Cebreiro también. El pasado fin de semana la ración en algunos establecimientos estaba entre 13 y 18 euros, pero pintaba que pronto tendrían que algunos iban a subir la tarifa. «Non lle gaño, pero tampouco quería subila moito máis porque considero que é un bo reclamo para que a os camiñantes veñan ao establecemento e fagan consumo. Se subo moito, seguro que se retraen», explicó un hostelero del lugar. Recordó que ya estaba pagando el kilo de cefalópodo congelado a casi 25 euros. Una vez descongelado, cocido y retirada la cabeza, apenas da para dos raciones completas.

En Pedrafita aseguran que ya se empieza a notar, y mucho, en las ferias que los pulpeiros tienen menos concurrencia. Muchos que antes tomaban, como mínimo, una ración de pulpo y otra de churrasco, eliminan la primera y optan por la carne. Un menú con pulpo puede ponerse muy fácilmente por encima de los 25 euros.

Menús a diez euros

Quien no se decante por el pulpo tiene la posibilidad de elegir los menús del día de los establecimientos del lugar que tienen un precio de 10 euros. En el Carolo, por ejemplo, había para elegir de primeros caldo gallego, pimientos de piquillo rellenos de merluza, ensalada mixta, espaguetis a la boloñesa y tostas con jamón, queso y tomate. De segundos, churrasco, chuleta de cerdo, huevos con jamón, filete y merluza a la plancha. En ese establecimiento también ofrecen menú vegetariano al mismo precio.

El menú especial incluye pulpo de primero y churrasco de segundo, pero el precio pasa a 20 euros. Por 40 hay pulpo, chuletón y una botella de Ribeiro. La ración de cefalópodo está a 14.

En el Hotel O Cebreiro, la carta indicaba que la ración de pulpo sale por 18 euros y la media ración por 10.

La oferta gastronómica en todos los establecimientos es muy amplia. «No está demás -dijo un peregrino de Murcia- echar un ojo al Tripadvisor porque refleja opiniones de muchas personas y, desde luego, algunas muy esclarecedoras. Ayudan a tomar una decisión».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los pulpos invaden O Cebreiro