Una feria extinguida hace 35 años resucita con éxito en O Courel

En el barrio lucense de A Milagrosa se celebró al mismo tiempo la última de las jornadas del San Cidre

.

lugo / la voz

Hacía al menos 35 años que no se celebraba una feria de ganado en O Courel, pero la tradición se recuperó ayer con éxito en una jornada promovida por el Ayuntamiento y los vecinos de Seoane -la segunda localidad del municipio- en colaboración con la asociación ganadera Acruga. En una puja organizada por esta última entidad se vendieron cinco novillas preñadas muy por encima de su precio de salida por una media de 2.150 euros. Las reses fueron adquiridas por ganaderos de O Corgo, Lalín, Pedrafita do Cebreiro y Meira. Un particular vendió además dos vacas y un becerro.

En la feria recuperada también se pusieron a la venta ovejas, gallinas de Mós, hortalizas, verduras, miel, mermeladas, ropa y muebles y utensilios tallados en madera. Asimismo, se reabrió la llamada Cantina do Crego, lo que no había vuelto a hacerse desde que la feria se dejó de celebrar. La localidad atrajo a un gran número de visitantes y mostró a lo largo de la jornada un animado ambiente que la alcaldesa Dolores Castro comparó con el de la Festa da Castaña. «A verdade é que non contabamos con que viñese tanta xente e en vista do éxito pensamos que haberá que seguir celebrando a feira polo menos unha vez ao ano», apuntó la regidora. Las ferias de Seoane se celebraban tradicionalmente el segundo y el último domingo de cada mes. Las de la capital del municipio, Folgoso, ya habían desaparecido antes que las de Seoane

Mientras tanto, en el barrio lucense de A Milagrosa se celebró la última jornada de la 21 edición de la Feira de San Cidre, que congregó a unos ochenta expositores de productos del campo y de artesanía procedentes de diversas localidades de Galicia, de León y de Portugal. Durante el día también se ofrecieron demostraciones de oficios artesanales, degustaciones y actuaciones musicales.

Una empanada de chipirones ganó el certamen gastronómico de As Nogais

Una empanada de chipirones presentada por Silvia Santín Castro fue la que consiguió el primer premio en el concurso de la fiesta dedicada a este producto celebrada el fin de semana en As Nogais. El encuentro, en el que no faltó la música tradicional, llegó este año a la edición número trece. Fuentes del Concello, que fue el organizador junto a la asociación local de empresarios, valoraron positivamente la fiesta en cuanto a la presencia de público y también de puestos porque llegaron a los sesenta. La mujer que presentó la mejor empanada, según el criterio del jurado, obtuvo un premio de sesenta euros. El segundo puesto fue para una empanada de conejo, que llevó Johana Rodríguez Santín; el tercero, para una de setas con queso de O Cebreiro, elaborada por Amadora. El premio a la mejor presentación fue para una de tortilla con patata con chorizo, de Conchi Vázquez.

Los organizadores también promovieron un concurso de repostería infantil. Una tarta bautizada con el nombre de «bolboreta primaveral», de Daniela López Novo, fue la primera; el segundo premio fue para unas gallegas de fantasía de David Pol Castro y el tercero, para una «playa de chocolate», de Ainara Carreras Lozano. Durante la celebración, por otra parte, actuaron los grupos de música y danza de la Asociación Cultural Abrente de As Nogais, que también efectuó una representación del filandón. El pregón corrió a cargo del historiador Javier Gómez Vila.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Una feria extinguida hace 35 años resucita con éxito en O Courel