«Estoy orgullosa de ser de aldea»

AQUÍ NACÍ Y AQUÍ QUIERO QUEDARME. Ellos defienden sus raíces, el lugar que los vio nacer y donde quieren seguir estando. Son de aldea, están felices en su entorno y valoran, sobre todo, a su gente. La ciudad, para quien la quiera


Con apenas 29 años, Ana María Corredoira se encuentra al frente de una explotación ganadera en la aldea de A Cernada, en Palas de Rei. Su vida es su granja, su familia y sus animales. Para ella, pocos placeres hay en la vida más satisfactorios que vivir rodeada de los suyos y en simbiosis con la naturaleza. Y todo ello, en la aldea que la vio nacer.

Ana estudió Biología en Santiago pero siempre tuvo claro que su sitio estaba en A Cernada: «Esta granxa foi medrando canda min, coma quen di. Eu nacín aquí, medrei aquí, estudei en Palas e cando fun á universidade saín uns aniños, pero non completamente, porque sempre estiven vinculada á granxa e á miña casa. Pero chegou un momento no que me dei conta de que non tiña para min moito sentido, fixese o que fixese, facelo lonxe de aquí. Para min é moi importante o apego, e non só ao territorio, ao xeito de vida ou a un oficio, senón o apego tamén ás relacións persoais», reconoce esta gallega que asegura no estar dispuesta a estar lejos de su familia por desarrollar su vida profesional.

«Os da miña xeración tivemos que prescindir dese apego, da nosa xente, dos nosos amigos, da nosa familia para desenvolvernos profesionalmente. Para min era un sacrificio que non estaba disposta a facer. Medrei nun modelo de entender a produción de leite e a gandería que rapidamente me namorou», apunta Ana, que sabe que en ningún lugar va a estar mejor que en A Cernada 

Al lado de los suyos

A pesar de su juventud, Ana no ha tenido una vida fácil. Después de terminar la carrera, en el 2013, decidió implicarse en el proyecto de sus padres y tuvo que tomar las riendas de la explotación tan solo un año después: «Un pouco despois de volver á casa tiven que asumir a dirección da granxa polo falecemento de meu pai, e ata o día de hoxe. Coa axuda de meu irmán fomos imprimíndolle personalidade ao proxecto e desenvolvendo cousiñas que xa meus pais iniciaran, e dándolle para adiante a proxectos novos», asegura quien forma parte de la cooperativa As Vacas da Ulloa y que está orgullosa de haber podido estar al lado de los suyos en los momentos difíciles: «Eu puiden estar aí, a carón de miña nai cando perdemos a meu pai, e a carón dela cando despois de perder a meu pai tivo un accidente que condicionou a súa vida laboral. Se estivese investigando en calquera país europeo non podería estar coa miña familia, preto da miña xente, non podería ter estado coidando deles nin recibindo os seus coidados», explica Ana, que critica que se les haya transmitido a los jóvenes del rural la idea de formarse y desarrollar su vida profesional lejos del medio que los vio nacer.

Ana no concibe su vida en una ciudad, a pesar de que es consciente de las dificultades que hay en la aldea: «Un dos prexuízos máis clásicos de non vivir na cidade é a falta de servizos e de comunicacións. Realmente segue sendo un obstáculo moi poderoso e moitas veces xoga en desvantaxe para nós, con respecto a outras empresas localizadas no medio urbano. Pero ben é certo que traballar nunha aldea é unha auténtica maneira de vivir, que nada ten que ver cos costumes e as rutinas de traballo que hai no medio urbano. Soa moi a tópico, pero eu érgome pola mañá, saio pola porta e todo o que vexo ao arredor forma parte do meu día a día, é dicir, vivo case en simbiose co medio e é moi satisfactorio, non só polo feito de traballar con seres vivos, senón polo feito de que todo me complementa», asegura.

Aún así, asegura que en la aldea también hay estrés porque al final la burocracia es igual que en cualquier sitio, pero reconoce que todavía en A Cernada los tiempos los marcan ellos, los del pueblo, y se niegan a vivir esa vida tan acelerada que el resto de los mortales hemos asumido con cierta normalidad: «Todo funciona ás carreiras e á alta velocidade, e iso aquí aínda nos resistimos a facelo, porque entendemos que o ciclo da vida funciona doutra maneira e creo que iso ao final xoga en clara desvantaxe a nivel persoal. Atópaste con moitísima xente que leva moitos anos traballando nunha empresa e na cidade e nota que algo falta, e é o que a nós nos transmite o medio rural, esa tranquilidade, esa paz, esa seguridade, esa felicidade que non é material, que non a podes plasmar nunha cuestión física, pero que si te complementa a nivel persoal», concluye Ana. Solo hay que verle la cara para saber que esa felicidad se refleja.

«O máis bonito é non ter veciños indiscretos»

José Luis Fariñas vive en Foxado, en Curtis, en un núcleo de apenas 20 casas y a un kilómetro escaso del lugar donde se crio. Vive allí por elección personal, pero también porque tuvo la oportunidad de poder construir un inmueble en una finca familiar: «Quixen quedar porque a terra sempre tira. Tira a familia, os veciños... pero sobre todo a liberdade que che dá unha casa, porque eu vivín un tempo na cidade e gústame, pero isto de non ter que escoitar aos veciños, de ter unha leira, de poder mesmo ter unha piscina, os teus animais, sen ter a necesidade de metelos dentro da casa... todo iso dáche unhas vantaxes adicionais que non tes na cidade», comenta este agente colaborador de una entidad bancaria que sabe cuál es el principal beneficio de vivir en la aldea: «O máis bonito é non ter veciños indiscretos», sentencia.

La ciudad, de visita

José Luis no es de los que tienen alergia a las ciudades, reconoce que podría vivir en una urbe sin problemas, «pero non pasar todo o tempo nelas». Valora los servicios que tendría, pero «cando chega a noite, a tranquilidade que che dá o campo non a tes na cidade. Iso si que me gusta», dice este vecino de Curtis que no tiene la sensación de vivir aislado por el hecho de residir en una aldea: «Cada vez temos máis servizos, antes si que estabamos máis illados. Non tes esa sensación. Co móbil estás en contacto con todo o mundo. Hoxe [por hai uns días], precisamente, é o meu aniversario e durante toda a mañá estiven en contacto coa xente polas redes sociais e por teléfono. Despois, para ir a calquera espectáculo ou facer calquera trámite claro que necesitas a cidade, pero non é o conto de antes», asegura este vecino de Foxado que reconoce que para la gente que tiene hijos es más complicado vivir en la aldea.

Sobre la decisión de algunos de mudarse a vivir a una ciudad, José Luis tiene claro que «pola calidade de vida non é»: «Pero tendo a posibilidade de vivir no rural a verdade é que se vive moi ben. Cada vez vívese mellor. E ademais, dende aquí estou a media hora de Lugo, da Coruña ou de Santiago. Tampouco é tanto problema», explica este vecino de Curtis, que sabe que Foxado es la aldea donde quiere echar raíces.

 «La gente está obsesionada con la ciudad»

Alba Varela no concibe vivir en otro sitio que en Neaño (Cesullas), en Cabana de Bergantiños. Para ella todo son ventajas «por comodidad y porque tengo quien me pueda cuidar al niño sin tener que llevarlo a la guardería». Esta voluntaria de Protección Civil nunca se ha planteado vivir en otro lugar que no sea allí y mucho menos en una ciudad: «No me gusta la aglomeración, el ruido, los pisos, no me gusta», dice.

Para ella, la ciudad está para ir un día puntual, de paseo o de compras, pero no pasa de ahí. De hecho, no envidia nada la idea de vivir en una urbe. Ni que decir tiene que para ella sería «impensable» tener que trasladarse a Madrid o Barcelona: «No, no, no, eso ya menos», aclara. Es más, Alba opina que «la gente está un poco obsesionada con la ciudad, que es mejor, que tiene otro nivel, otro ritmo de vida... para mí no», explica esta vecina de Cabana.

Sus amigas, también 

No es la única a la que no le gustan las aglomeraciones de una urbe, las amigas de Alba piensan lo mismo, y su pareja, también: «Él más aún, no lo podemos sacar de aquí, si no el pobre... Por mucho que vayas fuera, esa morriña del campo, del pueblo, de la casa es muy nuestra. Es muy gallega», asegura esta mujer que también ve en su hijo Neizan, de 2 años, ese sentimiento que ella ha querido inculcarle: «Él está a favor de obra. Disfruta de la playa, del campo, de todo lo que ve aquí...».

Si hay algo que le gusta por encima de todo de su pueblo son las vistas que tiene desde su casa, donde puede ver el mar y los atardeceres del verano. Todo un lujo para ella y para cualquiera.

Además, Neaño tiene un valor añadido para Alba: «Aquí tenemos la ría de Corme y Laxe, es un sitio muy bonito. El más bonito del mundo», asegura. Pero por encima de todo está su familia. Mucho más que Neaño, le gusta su gente y estar cerca de los suyos. De hecho, Alba vive en el domicilio de sus padres. ¿Dónde va a estar mejor que con los suyos en el lugar que la vio nacer? En ningún sitio, ella lo tiene muy claro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

«Estoy orgullosa de ser de aldea»