Carreteras nacionales que revientan ruedas

De norte a sur, pasando por el centro de la provincia, las vías estatales necesitan reformas que en algunos casos comienzan a ser urgentes, como denuncian vecinos y conductores

x.m.palacios c.cortés m.cuadrado
lugo / vilalba/ melide/ monforte / viveiro / la voz

Pasan los meses y el deterioro de la red de carreteras del Estado en la provincia va en aumento, así como el enfado de los usuarios, que de norte a sur, pasando por el centro, ya se han movilizado para reclamar la conservación de las vías que, en muchos casos, son fundamentales mientras no se construyen las prometidas autovías (A-54, A-56, A-74 y A-76). Entrega de firmas al Gobierno, campañas en redes sociales, protestas con cortes de carretera o denuncias en los medios se suceden a la misma velocidad que aumentan los baches. Existen proyectos de rehabilitación pendientes, pero los conductores no saben de plazos, licitaciones y presupuestos sin aprobar, y reclaman vías nacionales decentes. Este es el estado de los 755 kilómetros de las 13 carreteras del Estado en Lugo.

N-547 (guntín-palas de rei. 22,95 kilómetros)

Impracticable entre Palas y Melide. El destrozo de esta carretera entre la salida de la A-54 y el límite con A Coruña ha ido en aumento en los últimos meses, hasta el punto de que hay carriles por donde no se puede circular o si se hace existe el riesgo de reventar una rueda, como le ocurrió hace unos días a una joven que subía por San Pedro de Meixide y que tuvo que ser auxiliada por un vecino. «Á marxe de ter que ir máis amodo e danando o coche, xogámonola porque todos circulamos esquivando fochancas», relata Pedro López, que trabaja en el polígono de Palas. Otra usuaria, Natalia Hermida, que casi a diario hace el recorrido de Melide a Palas relata: «Saltoume unha pedra e empezoume a estalar a lúa, que xa estaba chea de chinazos das pedras que saltan». Es habitual ver por las cunetas tapacubos de diferentes tipos de coches. La paradoja de este pequeño tramo es que se encuentra junto al centro de Conservación de Carreteras. No se conocen planes de mejora.

n-540 (lugo-carballedo. 70,36 kilómetros)

Una variante muy peligrosa. La carretera de Lugo a Ourense se ha convertido en una vía estresante por culpa de la excesiva señalización, el trazado sinuoso y, sobre todo, por los baches, con zonas impracticables: km. 19 dirección Ourense, al salir de Guntín; km. 24 dirección Lugo, en Nespereira; km. 35 dirección Ourense, carril de adelantamiento llegando a Vilameñe (Taboada); km. 42, al salir de Taboada; km. 47 a 48 en ambas direcciones, alto de San Roque; km. 51 a 55 ambos sentidos, el infierno de la variante de Chantada; o los km. 55 a 58, también en un estado deplorable. Desde Fomento señalan que están en fase de redacción los proyectos para renovar el firme en 39 kilómetros de esta carretera entre Guntín y Carballedo, por de 6,5 millones.

n-vi (pedrafita-guitiriz. 108,71 kilómetros)

Tramos abandonados y a la espera de los proyectos. La Diputación y varios concellos han pedido mejoras, siendo los casos de Outeiro de Rei y de O Corgo los más afectados. Tras peticiones vecinales, Fomento informó que están trabajando en un proyecto para la rehabilitación superficial del firme entre los kilómetros 483 (Gomeán) y 494 (Nadela). La Dirección General de Carreteras emitió el pasado año una orden de estudio para redactar un proyecto de mejora de la seguridad vial de la N-VI en Outeiro, entre los km. 509,4 al 515.

a-6 (pedrafita-guitiriz. 109,76 kilómetros)

Llegó al Congreso. El deterioro del firme de la autovía en la montaña lucense llegó hasta el Congreso, por iniciativa del PSOE, que acordó por unanimidad instar a Fomento que tomase medidas. En los últimos meses se hicieron trabajos de rebacheo, pero el invierno y el paso de vehículos pesados han vuelto a abrir los parches, como sucede en los 5 kilómetros de subida y bajada de O Cereixal. Y además, en los últimos meses el firme de la A-6 entre Outeiro y Rábade se ha deteriorado de manera considerable en dirección A Coruña.

n-642 (Porto-San Cibrao. 39,92 kilómetros)

No son baches, son cráteres. Circular por la carretera N-642, entre Fazouro (Foz) y el límite con la VAC Celeiro-San Cibrao, en Cervo, se ha convertido en una pesadilla diaria para miles de conductores. El deterioro del firme se ha agravado en los últimos meses, a raíz de las intensas lluvias y por un deficiente mantenimiento. El registro de accidentes lo certifican los informes de Tráfico y las quejas de los automovilistas van en aumento, casi al mismo ritmo que las denuncias por daños y accidentes que empiezan a plantearse contra Fomento. El Gobierno tiene licitada la reforma, de casi tres millones de euros, y se espera que comiencen las obras antes del verano.

n-634 (RIBADEo-baamonde. 86,05 kilómetros)

Fuerte deterioro. En Barreiros el firme presenta deterioro en tramos. El mal estado es evidente en Abadín y Vilalba. Fomento tiene prevista una mejora en la subida de Mondoñedo hacia A Xesta, alternativa de la A-8 cuando hay niebla en O Fiouco. Está en fase de redacción, e incluirá aglomerado en caliente, limpieza, señalización y vallado para animales, y tendrá un coste que ronda los 2,7 millones.

n-640 (PORTO-MEIRA y monterroso-Antas de ulla. 90,07 kilómetros)

Reparación por fases. El firme se mejoró en distintas fases, desde la entrada en Galicia hasta A Pontenova y luego hasta Paraxes (A Pastoriza). La más reciente, en el 2017, fue el arreglo entre Paraxes y Lugo, aunque hubo errores en la señalización, tanto vertical como horizontal. Está pendiente la construcción de un puente sobre el Miño en el centro de Meira, para el que hace años había presupuesto pero no se llegó a ejecutar. Esta vía tiene otra parte en la provincia, la que atraviesa Monterroso y Antas. No está tan deteriorada como otras de la provincia (tiene menos tránsito), pero hay zonas con baches, como en la entrada de Monterroso en sentido Agolada.

a-8 (RIBADEO-BAAMONDE. 88,40 kilómetros)

Algún parche. El firme de la A-8 se deterioró con rapidez en algunos puntos del tramo que pasa por Ribadeo, igual que ocurrió en el occidente de Asturias, en donde hubo que reparar la vía para suprimir baches.

n-120 (quiroga-pantón. 74,88 kilómetros)

Las curvas peligrosas. En cuanto firme no tiene graves defectos, no así en la provincia de Ourense. Sí destaca el km. 508-509, en A Brence (A Pobra do Brollón), donde se producen salidas de vía cuando llueve al parecer por el tipo de firme. Hay baches en la subida de Guítara.

lu-11 (nadela-tolda. 4,5 km.)

Primeros baches. Como ocurre cerca de Conturiz.

 

a-54 (nadela-palas. 38,36 km.) lu-12 (esperante. 3,74)

Carece de información. El firme está en perfecto estado, pero carece de paneles informativos y de iluminación en algún punto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Carreteras nacionales que revientan ruedas