Fomento adjudica el tramo Palas-Melide de la A-54 con un ahorro de 30 millones

En breve contratará el trazado hasta Arzúa, con lo que comenzarán las obras de inmediato

.

lugo / la voz

Con casi diez meses de retraso, el Ministerio de Fomento adjudicó por 70,87 millones de euros las obras de construcción del tramo de la autovía A-54 (Lugo-Santiago) entre Palas de Rei y Melide. La licitación de la obra -que se hizo en la jornada de reflexión de las elecciones generales de diciembre del 2015- fue por un importe neto de 100 millones de euros, 121,6 millones brutos, con lo que la baja de la actual adjudicación supone el 30% del coste final.

El tramo contratado es de 11,7 kilómetros y Fomento anuncia que en breve adjudicará el otro tramo aún pendiente, los 17 kilómetros entre Melide y Arzúa. De esta manera, desde el ministerio esperan que este mismo año ya esté en construcción todo el trazado aún sin terminar de la A-54, que incluye el actualmente en obras entre Arzúa y Lavacolla. Las previsiones que maneja Fomento es que este último tramo es que se termine en el 2019 y el resto de la autovía, entre Arzúa y Palas de Rei, esté acabado en el año 2021.

El trazado adjudicado ahora por Fomento discurre al sur de la actual carretera N-547, con un trazado en parte que va paralelo, aunque a medida que se acerca a Melide se va alejando. El origen del trazado desde Palas es el punto en el que ahora termina el trazado que viene de Guntín y el final en Melide se hace en la zona sur, en el cruce con la AC-840, que une con Agolada. Los 11,7 kilómetros de la autovía además de los concellos citados también discurre por el coruñés de Santiso. Constará de dos calzadas con dos carriles de 3,5 metros cada uno, arcenes exteriores de 2,5 metros e interiores de un metro, y mediana de 9 metros de ancho. Habrá tramos limitados a cien kilómetros por hora.

El proyecto incluye dos enlaces. Uno en Melide Sur, con el citado cruce de la carretera AC-840; y otro en Remonde (Palas de Rei), en el cruce con una vía local que comunica con la N-547 y que dará servicio al polígono industrial de A Madanela (Melide).

El proyecto de construcción del tramo adjudicado por el Ministerio de Fomento incluye un total de 16 estructuras. Se han diseñado cinco viaductos, sobre los ríos Furelos, Seco, Pambre y Rego do Vilar, además de un paso especial por el LIC Serra do Careón para evitar la afección a una zona protegida y en la que se encuentra una especie única, la «santolina melidensis». Este arbusto protegido obligó a diseñar un doble viaducto con una mediana de 27 metros por la que tienen que entrar los rayos del sol necesarios para proteger a la planta. También entre los citados viaductos destaca el que sobrepasará río Pambre, con una longitud de 1.029 metros. Una vez que se construya, será el más largo de los levantados en la provincia entre los cinco más grandes de Galicia. El viaducto pasará cerca del castillo de Pambre y aunque inicialmente se previó un paso de 350 metros (el río es pequeño), finalmente se hará uno más largo para evitar daños al patrimonio y al medio ambiente.

También se proyectan seis pasos superiores y otros cuatro inferiores, además de un muro de 270 metros de longitud en el enlace Melide Sur. De los pasos mencionados, 2 de los superiores y 3 de los inferiores son pasos específicos para fauna, además de servir para la permeabilidad transversal de la autovía.

Votación
11 votos
Comentarios

Fomento adjudica el tramo Palas-Melide de la A-54 con un ahorro de 30 millones