Un año de la autovía sin coches

Fomento registra en algunos puntos de la A-54 menos de dos vehículos por minuto


LUGO / LA VOZ

Salvo momentos puntuales a primeras horas de la mañana y últimas de la tarde, los usuarios de los 38 kilómetros de la A-54 entre Nadela y Palas de Rei saben que se trata de una autovía sin apenas tráfico. Su uso, especialmente entre O Picato y Palas, es simbólico, ya que la autovía no está cumpliendo la función para la que fue construida, que es unir Lugo con Santiago. Los conductores siguen empleando la A-6 hasta la AP-9 o la ahora limitada a velocidad de la N-634 por Curtis.

Los primeros datos que maneja el Ministerio de Fomento sobre el uso medio de la A-54 en la provincia de Lugo son demoledores. Por el momento no hay constancia de datos en una estación de aforo entre Guntín Norte y Palas, el tramo que inauguró el 20 de octubre del pasado año el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Pero sí hay datos desde Nadela hasta Guntín, inaugurado a finales de marzo del 2015 por el presidente de la Xunta.

El índice medio diario de vehículos entre O Picato y Guntín Norte es de 2.875 vehículos (2.594 coches y 281 camiones), lo que supone unos 119,7 a la hora o, lo que es lo mismo, 1,9 por minuto. Ya se sabe que este tipo de cifras son medias y estimaciones, pero los usuarios de la A-54 por este punto, el kilómetro 19, saben perfectamente que hay minutos en los que no circula ningún tipo de vehículo.

Un ejemplo de que los 10,7 kilómetros entre O Picato y Guntín solo se usan como tráfico local (Lugo-Palas-Melide) es que en los meses de verano, cuando puede ser mayor la frecuencia por el turismo, apenas hay un aumento del volumen de tráfico. En agosto la media estuvo en 3.281 vehículos, frente a 3.068 de noviembre.

No sucede lo mismo en los trece primeros kilómetros de la autovía, entre Nadela y O Picato, donde sí se aprecia un mayor volumen de tránsito, aunque tampoco cifras elevadas. Solo en agosto del 2015 se registran datos de cinco mil vehículos diarios, frente a los 3.500 que hubo en el otoño entre O Picato y Vilamoure o los 4.500 entre Nadela y Vilamoure.

Con estos datos de Fomento se constata que se emplea la A-54 a su paso por el término municipal de Lugo como circunvalación, como tránsito para ir hacia Ourense, para viajes a los concellos del sur de la provincia y también para ir hacia Portomarín. Mientras, a partir de O Picato hay un descenso claro de tráfico, que se acusa más entre la salida de Palas y el fin de la autovía, en San Pedro de Meixide. Por su parte, el tráfico pesado es más habitual en el tramo entre Nadela y Vilamoure, con una media diaria que casi llega a los 700 camiones al día, cuando en otros puntos de la A-54 apenas superan los 300 camiones de media diaria.

 Contratación de obras

Por otra parte, muy poco a poco se van dando pasos las futuras obras de los 28 kilómetros que aún faltan entre Palas y Arzúa. Fomento adjudicará a finales de este mes la contratación del control y la vigilancia de las obras entre Palas y Melide, por un importe de 2,9 millones de euros, y con un plazo de ejecución de 62 meses, con lo que se confirma que las previsiones para abrir al completo la A-54 serían a finales del año 2021. Todo dependerá de la formación de Gobierno y de los presupuestos del Estado para el 2017.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Un año de la autovía sin coches