Rastros de romerías medievales en el antiguo cementerio de Cereixa

Francisco Albo
francisco albo MONFORTE / LA VOZ

OUTEIRO DE REI

Una parte de los fragmentos de cerámica encontrados en la necrópolis medieval de Cereixa durante el proceso de estudio y catalogación de los materiales arqueológicos, en el local social de la parroquia
Una parte de los fragmentos de cerámica encontrados en la necrópolis medieval de Cereixa durante el proceso de estudio y catalogación de los materiales arqueológicos, en el local social de la parroquia

En el yacimiento arqueológico del castro de San Lourenzo, donde habrá nuevas excavaciones en agosto,  se hallaron restos de cientos de jarras de vino

28 jul 2021 . Actualizado a las 12:22 h.

El mes próximo se llevará a cabo una nueva campaña de excavaciones en el castro de San Lourenzo de Cereixa, en A Pobra do Brollón. A la vez que se prepara esta actuación, los responsables del proyecto arqueológico -promovido por la asociación vecinal de la parroquia- elaboran una memoria basada en el estudio de los materiales descubiertos en este yacimiento en la campaña del 2019. Entre ellos destaca una gran cantidad de fragmentos de cerámica que fueron desenterrados en el cementerio medieval que está dentro del recinto del castro y que pertenecieron a un tipo muy determinado de vasijas. «Son restos de centos de xerras de viño», dice el arqueólogo Xurxo Ayán, director técnico de las excavaciones.

Aunque puede parecer raro encontrar materiales de este tipo en un cementerio, Ayán señala que no es un hecho extraño en el contexto de la Galicia medieval. «Ata o século XV foi moi habitual que se celebrasen feiras e mercados nos cemiterios, como foi o caso da Quintana dos Mortos de Santiago», explica. «No caso do cemiterio medieval de Cereixa, a presenza das xerras indícanos que neste lugar se celebraron moitas romarías en honor de san Lourenzo», añade. A este santo estuvo dedicada una ermita que existió junto al cementerio -construida en el siglo XIII, según todos los indicios-, cuyos restos fueron desenterrados en anteriores excavaciones.

El estudio de estas jarras, apunta asimismo el arqueólogo, ha mostrado que se fabricaron con arcillas de origen local. La tipología de los recipientes es muy característica de ese período histórico. «Son unhas xerras con asas e decoradas con incisións seguindo un modelo que foi documentado en moitos outros xacementos medievais de Galicia», dice.