San Martiño pierde su maleficio tras dieciocho meses

Javier Benito
Javier benito A ESTRADA / LA VOZ

OUTEIRO DE REI

MIGUEL SOUTO

Desde mayo del 2018 ante el Outeiro de Rei los estradenses no habían conseguido los tres puntos en Callobre

20 nov 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Dieciocho meses después el maleficio se rompía el pasado domingo. El Estudiantil conseguía derrotar por 3-1 al Brión. No hubo ajos ni visita al espiritista para romper el meigallo del campo de San Martiño en Callobre. Muchas vicisitudes atravesó el club estradense desde la anterior victoria, el día 15 de mayo del 2018 ante el Outeiro de Rei. Por entonces militaba en la Regional Preferente, andaba a palos en los tribunales para reclamar una justicia que le negaban en lo deportivo, con los ánimos contritos ante los constantes retrasos para una resolución final que les ha convertido en el único club de España que ya tiene asegurado jugar la temporada 2020-2021 en Tercera División.

Mientras se materializa ese sueño toca lidiar en una Tercera Autonómica que se les atragantó de inicio, con una plantilla muy joven, donde solo continuaban cinco futbolistas -Mamadou, Ismael, Pereiras, Óscar Boo y el portero Álex Rama- de la olvidable temporada 2018-2019, en la que se materializó el descenso de Preferente. Ahora ya llevan tres semanas juntos, con una constante mejoría al adaptarse a los sistemas del entrenador y a la propia dinámica de una categoría, la más modesta del fútbol aficionado, que también requiere tiempo antes de rendir al máximo nivel.

«Batimos un récord máis pero os tres puntos do pasado domingo supoñen unha pequena alegría e un desafogo a nivel personal», explicaba ayer el presidente del Estudiantil, Arturo Fandiño, curtido ya tras la mil batallas vividas en el club estradense en los últimos tiempos. Supuso la segunda victoria en liga, en siete partidos disputados, situándose en la parte baja de su grupo de Tercera Autonómica. Fandiño solo tiene palabras de elogio para sus futbolistas, con una media muy joven de edad, que están entrenando con ilusión y ganas sin cobrar ni un euro e incluso desplazándose en sus vehículos a los partidos. «Xogan e non piden nada a cambio; en setembro programei unha churrascada e a tiven que anular, porque reservei 25 prazas e só houbo 11 apuntados por no xenerar gastos ao clube», significaba.