«Antes esquivábamos fochancas, agora esquivamos pedras», denuncian los vecinos de Outeiro de Rei

Tania Taboada
TANIA TABOADA LUGO/ LA VOZ

OUTEIRO DE REI

ALBERTO LÓPEZ

01 abr 2019 . Actualizado a las 08:02 h.

Malestar también entre los vecinos de las parroquias de Uriz, Gaioso, Aspai, Candai, Santo Tomé, Vicinte, Donalbai y Francos, pertenecientes al concello de Outeiro de Rei y Begonte, por el mal estado en el que se encuentra la carretera LUP 5101, que comunica los municipios de Outeiro de Rei y Friol.

Los usuarios se quejan especialmente de la conocida como recta de «La Gándara», ubicada entre el Polígono industrial de Rábade y la parroquia de Uriz. No es para menos porque la vía está en condiciones tercermundistas. «Fai meses non dabamos case circulado pola gran cantidade de fochancas que había na carretera. Un día presentáronse aquí unhas máquinas cuns operarios e fixeron a chapuzada do século: botaron unha pouca gravilla por riba dos buratos para parchear e así quedou o arranxo. Se antes esquivábamos fochancas, agora esquivamos pedras», denuncian los vecinos de Outeiro de Rei.

Mal estado desde hace años

Según explican los residentes, el mal estado del pavimento se remonta a hace años, una situación que se vio acrecentada por la meteorología, el tránsito de vehículos pesados y la falta de conservación. «Todo isto provocou que o firme se fora fundindo ao non ter cuneta. Ademais, co paso do tráfico pesado, como camións e autobuses, o asfalto debilitouse mais ata converterse en intransitable», explican.

Los vecinos piden a la Diputación de Lugo, como responsable de la vía, que la arregle «en condiciones».