Viejos hoteles, casas rurales y hasta colegios se reconvierten en residencias geriátricas

Los promotores ven negocio en las 75.000 personas de más de 70 años que hay en Lugo


lugo / la voz

Las estadísticas hablan claro. En la provincia de Lugo hay 21.000 personas que superan los 85 años, 1.500 menos que las que están en el arco comprendido entre los 10 y los 19 años. El envejecimiento es imparable, y a esta situación hay quien trata de sacarle partido económico ofreciendo residencias geriátricas, casas de mayores y hasta urbanizaciones séniors, una modalidad que por ahora aún no llegó a una de las provincias con más personas de edad avanzada de toda España.

Hay casi 170.000 lucenses que pasan de los 50 años y de ellos, unos 75.000 suben de los 70. Los expertos dicen que a partir de esa edad, aunque comenzó a subir en la última década, es cuando una persona puede necesitar de una residencia para recibir cuidados. La falta de familia o la imposibilidad de esta para prestar las atenciones adecuadas diariamente hacen que se abran las puertas de los centros para mayores con sus fórmulas habituales de atención 24 horas o simplemente durante el día.

«La atención a personas mayores en la provincia de Lugo puede resultar en unos años un verdadero filón», indicó un experto en geriatría. Es por eso que algunas personas con iniciativa se decidieron a poner en marcha establecimientos, en muchos casos con plazas limitadas, para cubrir las necesidades. La reconversión de inmuebles en centros para ancianos es un hecho. En la provincia lucense comenzó en Outeiro de Rei cuando, hace años, un hotel edificado en el centro de la villa acabó siendo residencia para mayores.

Ahora son varios los proyectos que se encuentran en marcha. Hace tan solo unas semanas, la alcaldesa de O Courel y el presidente de la Diputación firmaron un convenio para hacer una residencia en uno de los municipios más envejecidos de Galicia. El antiguo colegio de Folgoso será reconvertido para albergar a 32 personas. El plan pasa por demoler algunas partes del edificio. La inversión prevista ronda el millón y medio de euros.

A mayores, otras iniciativas conllevan la rehabilitación de antiguos restaurantes-pensión y hoteles en establecimientos para la atención de mayores. En 2007, por ejemplo, una casa de turismo rural de una aldea de Taboada fue convertida en hogar residencial para la tercera edad, con 24 plazas. Fue uno de los primeros de estas características de Galicia y llegó a tener 11 empleados. El establecimiento cerró hace algunos años. En la aldea donde se encuentra la casa apuntan a que podría volver a funcionar en el futuro. En Internet todavía es posible ver páginas con información sobre los precios: entre 800 y 1.200 euros al mes.

Actualmente, el precio de una residencia o casa para mayores depende de muchos factores. Se sitúa entre por término medio en el arco comprendido entre los 1.000 y los 1.600 euros. Una residencia puede rondar los 2.000.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Viejos hoteles, casas rurales y hasta colegios se reconvierten en residencias geriátricas