«La aldea me permite plantar un mimbre maravilloso y conectarme con el mundo»

Lucía Rey
lucía rey LUGO / LA VOZ

OUTEIRO DE REI

Carlos Castro

La cesteira Idoia Cuesta. ganadora del Premio Nacional de Artesanía, prepara un complemento para la próxima colección de Loewe

19 mar 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Llegó a Santiago en 1992 para preparar una tesis de biología marina en la que analizaba la catástrofe del Mar Egeo en las rías de Ferrol y A Coruña, pero un curso de cestería en el Centro de Artesanía e Deseño de Lugo dio un giro radical a su destino. Veintitrés años después, Idoia Cuesta (San Sebastián, 1968) acaba de ganar el Premio Nacional de Artesanía, convocado por el Ministerio de Industria, por adaptar la tradición cesteira a las tendencias actuales conquistando nuevos mercados y consumidores.

-En el 2011 recibió la Mención Especial del Jurado, ¿qué siente ahora con el primer premio?

-Un orgullo enorme. Todavía estoy en las nubes, no me lo creo. La final estaba muy reñida y un premio a nivel nacional es un reconocimiento grande. Pandeira, la colección premiada, surgió por azar. Jugando a montar dos aros de pandereta vi que se podía hacer un cesto. Le encargué la estructura a un artesano vecino mío, Xaneco, que es lutier, y luego elaboré el modelo tejiendo la lana en tres colores: natural, rojo y gris.

-Tras colaborar con diseñadores como Sara Coleman o Martín Azúa, y firmas como Loewe, ¿en qué proyectos está inmersa?