Las carencias de médicos en atención primaria causa malestar en usuarios

La facultativa de O Páramo cubre el trabajo de dos y solo recibe ayuda los lunes


lugo / la voz

La indignación crece día a día entre los más de 1.200 asegurados del Concello de O Páramo que asisten a un continuo recorte de los servicios sanitarios. Pasaron de tener dos médicas titulares en el centro de salud, a una sustituta y un contratado un día a la semana, casi nunca el mismo. Los vecinos ahora están a la expectativa porque la facultativa que cubre una de las bajas en unas semanas cogerá la suya propia, por maternidad. «Non sabemos que vai pasar. -aseguró ayer una vecina- Moito nos tememos que teñamos que quedarnos con un médico só, porque aínda que o número de cartillas non sexa moi elevado, máis de 300 persoas teñen máis de 85 anos e moitos deles están encamados».

«Estamos un pouco fartos de ir o médico -aseguró otro afectado- e ter que esperar unha hora porque vai nun domicilio ou a unha urxencia». «E, sobre todo -añadió- estamos cheos de que cada vez nos atenda un diferente porque, nin te coñece, nin posiblemente o volvas a ver nunca máis, e iso non é xeito».

Una comisión de vecinos en la que figuraba Marcelina López recogió firmas en la pasada primavera cuando empezaron los problemas con las consultas en los centros de salud. López recordó ayer la respuesta. «Nos dijeron que eramos mil y que con un médico nos llegaba». «No tuvieron en cuenta las características de la población de O Páramo, donde hay mucha gente mayor, ni que estamos hablando de salud». «Que haya dinero para aeropuertos fantasmas y para la Ciudad de la Cultura y que no lo haya para médicos es muy triste».

Los vecinos están dispuestos a retomar la comisión e iniciar acciones para tratar de conseguir que se atiendan sus reclamaciones. Según Marcelina López, no descartan convocar una manifestación.

Convocar movilizaciones

El primer paso, según explicó, será hablar con el alcalde, Gumersindo Rodríguez Liz, para pedirle su apoyo en las reivindicaciones ante la Consellería de Sanidade. Asegura que no sabe cuál va a ser la postura del regidor en este asunto. «Si el alcalde apoya -dijo- bien. Si prefiere no hacerlo, también. Nosotros lucharemos por lo que creemos justo». «Ahora que están las elecciones al caer -dijo- a lo mejor respiran algo mejor».

Marcelina López no sabe cómo respira el alcalde sobre este tema, pero otros vecinos del concello, que aseguran que no quiso firmar la reivindicación de la pasada primavera, si lo saben ya.

Sin perspectivas de cambio

La indignación va aumentando paulatinamente. La gota que colmó el vaso fueron las explicaciones que han recibido algunos vecinos del alcalde, Gumersindo Rodríguez Liz, del Partido Popular para justificar la situación. El regidor, según aseguran, cuando le recriminaron el deterioro de los servicios en el Concello de O Páramo y le pidieron que hiciera algo, respondió que ya se había dirigido a la gerencia de área única. Responsabilizó a su máximo responsable, Antonio García Quintáns de la situación. Según esta misma versión, la respuesta del máximo responsable de atención primaria en la provincia fue que para una población con el número de cartillas de O Páramo es suficiente el dispositivo existente.

«García Quintáns -señaló una afectada- o único do que está pendente é dos números, e non se preocupa de outra cousa nin quere darse conta de que estamos a falar de persoas e de asistencia sanitaria. Non é capaz de velo, porque non lle interesa».

Fuentes vecinales aseguraron que la consulta de los viernes la suprimieron justo en pleno pico de gripe. Esto ha supuesto, según algunos pacientes, que la médica y el enfermero tengan que prolongar su jornada porque, salvo un día a la semana, tienen que hacerse cargo de dos cupos, urgencias y visitar a los enfermos a domicilio.

Quejas de urgencias

Los habitantes de este concello se quejan también de la atención de las urgencias. El PAC que les corresponde es el de Sarria y no siempre que acuden a él hay médico. Esto le ocurrió el pasado martes a una vecina, que tuvo que esperar a que uno de los facultativos de los dos equipos que trabajan en el centro regresara de una urgencia en Samos. La afectada asegura que mientras estuvo aguardando por el médico llegó una ambulancia con un enfermo que ya no bajaron siquiera y que trasladaron directamente al HULA. Asegura que otra vecina fue al PAC de O Corgo y se encontró la misma situación. «Despois dinnos -aseguró- que non colapsemos as urxencias, pero ¿onde queren que vaiamos? No centro de saúde sen médico, en Sarria sen médico ...».

crónica las consecuencias de los recortes en sanidad

Los vecinos de O Páramo quieren que el alcalde se pronuncie públicamente

«Despois dinnos que non colapsemos as urxencias, pero ¿a onde imos?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Las carencias de médicos en atención primaria causa malestar en usuarios