Los distintos motivos de unos viajes a Madrid vigilados por los policías


Uno de los acusados reconoció que viajó a Madrid en agosto de 2010 para negociar una operación de droga, pero afirmó que no tenía nada que ver con el caso que ayer se juzgaba en la Audiencia Provincial. «No tiene relación ninguna con esto», afirmó. Otros de los acusados admitieron haber viajado a Madrid en julio de 2010. Uno de ellos, el que encargó el contenedor de pescado, dijo que fue a la capital de España «de fiesta», en un momento difícil para él porque estaba separándose. Viajó con otro de los acusados (el que tenía el encargo de efectuar las obras en la nave de la empresa que se encargaba de la importancia de los contenedores) y con otro más. En O Corgo se encontraron con el procesado que afirma que la operación de droga que negoció en Madrid no tiene nada que ver con los hechos que ayer se juzgaban en la Audiencia, que en esta fecha no se desplazó a la capital; parece que hablaron de vender pescado en Asturias. Los hombres que ayer se sentaron en el banquillo ingresaron en prisión provisional el 18 de octubre de 2010, y fueron quedando en libertad. Alguno de ellos está en prisión por otro caso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los distintos motivos de unos viajes a Madrid vigilados por los policías